Cómo es un hombre feminista

Hombre feminista no es lo mismo que hombre femenino, pero si conoces la diferencia, ninguno debiera parecerte negativo.

Hace unos días, Amanda Chatel escribió sobre cómo es salir con un hombre que se dice abiertamente feminista. Pareciera una paradoja, sin embargo no lo es. Vaya, si las mujeres tenemos actitudes muy machistas en la vida, ¿por qué un hombre no podría ser feminista?

Vamos un poco más allá ¿En qué beneficiaría a un hombre el ser feminista? En primer lugar, vamos aclarando un poco el territorio: Feminista no significa que los hombres son el enemigo. Por el contrario, queremos ser compañeros de equipo con los mismos derechos y oportunidades, no que el otro quede como el malo de la película.

Hay una tendencia en el español de denominar a los hombres feministas como “hombres nuevos”, quienes se han unido a la lucha contra la patriarquía. No por rescatar a las mujeres de sus garras opresoras, sino porque se han dado cuenta de que estas garras también los afectan de manera negativa.

Un hombre feminista, o un hombre nuevo, tiene algunas características que los distinguen de otros.

Son muy seguros de su masculinidad

No tienen que estar demostrando todo el tiempo que son muy machos. En cambio se sienten más cómodos de estar en contacto con sus emociones y se permiten expesar su forma de ser de una forma mucho más creativa. Es decir, no les da miedo expresar otras facetas. Quizás noten que el atardecer es bello sin que esto les reste masculinidad, o puedan apreciar el valor de una caricia. Es decir, si quieren hacer algo no les da miedo dejar de verse masculinos.

Entienden que nuestro cuerpo nos pertenece

Y con ello todas las decisiones relacionadas a él, como grupo y como pareja. No como algunos legisladores que creen tener ese derecho.

Comprenden que son libres de quedarse a tu lado

No se sienten condenados a estarlo, ni te celan mientras están cortejando a otras. No son de tu propiedad, ni tú la de ellos (si un novio se refiere a ti como su vieja alguna vez… ¡huye!).

No hacen chistes machistas

Ni siquiera porque está con sus amigos, o porque son “sólo chistes”. Sabe que son degradantes y sexistas.

No siente que tenga que aplastarte para brillar

Muchos hombres hacen esto con su pareja. Sin embargo, los nuevos hombres pueden reconocer y apreciar tus talentos.

Entienden y valoran que tu cuerpo no es perfecto

Que a veces subes o bajas de peso o que quizás no tienes demasiadas ganas de hacerte una depilación brasileña, te aceptan como has decidido ser.

Te respetan en la cama

Aunque quizás gustan de experimentar con sus roles en la misma, respetan tus decisiones. En definitiva que se puede jugar al sadomasoquismo un rato y seguir siendo feministas.

Creo que cada vez me encuentro más con estos hombres nuevos, u hombres feministas, aunque a veces el machismo se esconde en toda la sociedad debajo de “bromas inocentes”, actitudes y algunas palabras. Lo más importante de los hombres feministas es que reconocen que una sociedad igualitaria es trabajo de todos, y que todos nos beneficiamos de ella.

Fuente: Bustle y el blog de el país