5 consejos indispensables para las mujeres emprendedoras

Si quieres empezar a vender maquillaje, o zapatos, o incluso hasta empezar tu propia empresa, aquí hay algunos consejos que no te puedes perder.

Hace poco, entrevistamos a Sofía Macías, autora del Pequeño Cerdo capitalista (libro y blog), para nuestra sección Mujer Belelú, quien además de contarnos su historia de éxito, nos habló un poco sobre los mitos que hay sobre las mujeres y las finanzas. Pero sobre todo, de consejos importantes para las mujeres que desean emprender.

Sofía, nos cuenta algunas cosas sobre emprendedores:

Si tú pones dos personas a invertir, la mujer siempre va a ser mucho más cautelosa. Los hombres tienden a dejarse llevar por la adrenalina y el riesgo del momento. Históricamente, las mujeres son administradoras natas y van a preferir arriesgar poco aunque ganen poco. Lo cual, a la larga puede funcionar mejor en ciertos tipos de empresas.

La verdad es que no importa si eres un poco más aventurera, estos consejos son bastante útiles si quieres empezar a vender maquillaje, esas galletitas deliciosas o quizás poner una “tiendita de la esquina”.

1.Acércate a conocer el mercado

Muchas veces pensamos que nadie más lo hace o nadie más lo hace como tú. Esto les pasa a hombres y mujeres por igual, ojo. Lo único que demuestra es que no te has sentado bien a investigar tu mercado. El hecho de que alguien más haga lo mismo, o muy parecido a lo que quieres hacer no significa que lo tengas que dejar, sino que tienes que pensar en lo que realmente vas a aportar al mismo. ¿Qué es lo que vas a ofrecer que sea diferente a comparación de todos los demás que ofrecen casi lo mismo? ¿Y dónde?

2.No existe un “momento perfecto”

Se podría pensar que el mejor momento para comenzar un negocio es siempre cuando la economía va muy bien. Pero la realidad es que no hay un momento ideal. Éste sólo se presenta cuando haces bien tu investigación previa y te preparas. La crisis no es una excusa para dejar tu idea de lado.

3.Experiencia probada

Empieza por algo simple. Cuando pensamos en un negocio, pensamos en comprar una franquicia y en invertir el millón de dólares. La verdad es que eso es muy soñador. Si no consigues el millón, ¿Nunca te vas a lanzar? Además de todo, ¿cómo vas a tener confianza en lo que puedes lograr si no es de manera escalonada?

Explicándolo de otra forma: ¿Cómo confiar en que vas a hacer millones si no has ganado un peso? La fórmula está mal. Comienza con algo pequeño como vender cupcakes, o galletas o collares hechos a mano. Cuando logres recuperar tu inversión te darás cuenta de que quizás podrías ganar un poco más vendiendo más o comprando el material en mayores cantidades. O que podrías hacer y vender muchos más collares si aprovechas ese tiempo libre que tienes por las mañanas. Poco a poco vas adquiriendo confianza bajo expectativas reales.

Puedes empezar con algo pequeño e irlo creciendo.

4. No te dejes llevar por tu optimismo nato

Siéntate a hacer bien los números. Es un hecho que los emprendedores son optimistas natos, sin embargo es de suma importancia que te hagas a la idea que tu negocio no te va a dar dinero en el primer año (a menos que lo quieras “tumbar”). Hay que hacer algunos números para saber de dónde van a salir tus gastos durante ese periodo. También hay que calcular el costo de tu tiempo (importantísimo), y todo lo que requiere tu negocio para funcionar. Cuadra bien esas cuentas porque de eso depende que ese negocio pase del primer año.

5. Capacítate

A veces ni siquiera tienes que invertir mucho dinero para capacitarte bien. Existen una gran cantidad de cursos gratis para emprendedores donde te ayudarán a revisar tu plan de negocios, refinar tu idea, pensar en la distribución (que es algo que a veces se nos pasa por alto), pensar en todos los costos. ¡El hecho de ser emprendedor/a no quiere decir que tengas que hacer todo [email protected]!

Un agradecimiento especial a Sofía por compartirnos su conocimiento sobre temas financieros. Si tienen más dudas, no dejen de leer su blog o el libro, ¡Aprenderán muchísimo! y como dice ella: “Arreglarán su relajito financiero”.