Occupy love: desafiando la monogamia

Talleres que buscan salir del estereotipo convencional donde la monogamia es el pilar de la vida de las personas.

¿Te has puesto ha pensar si la monogamia es el camino que de verdad quieres?¿Es tu concepto de amor el que podemos ver en las películas Disney? Eso es exactamente lo que Brigitte Vasallo se cuestiona y pone en tela de juicio mediante los talleres #Ocuppylove, los que planean remover aquel estereotipo inconciente de lo que el amor es en las distintas sociedades occidentales.

Primero señala que “el sistema monógamo es una extraordinaria herramienta de control social que secuestra nuestra sexualidad y nuestros afectos y determina la manera en que construimos esos nuevos mundos a los que aspiramos” así es como puedes comenzar a visualizar los contenidos de los talleres, donde el ideal romántico está total­mente naturalizado.

Bombardea al ideal de amor Disney puesto que “en todos los cuentos infantiles, todas las películas, toda la música y toda la literatura q no han sabido poner en duda el modelo, sino que se han dedicado simplemente a narrar sus consecuencias, toda nuestra producción cultural está impregnada de monogamia, de patriarcado y de heteronormatividad”.

El amor Disney es un amor eterno, único y exclusivo. Una historia de cuento que, sin embargo, no nos hace inmunes al amor.

Dando un giro señala que “en la vida real nos enamoramos, amamos y seguimos enamorándonos a nuestro pesar de otras personas, seguimos sintiendo el latigazo de la pasión, de los deseos, de la curiosidad, seguimos cruzándonos con seres que nos conmueven. Y es ahí donde somos secuestradas. Donde nos negamos, nos prohibimos sentir. O prohibimos a las demás que lo hagan”.

El adulterio de toda la vida, sobrellevado de muy diversas maneras, nos ayuda a vivir, sin duda, pero no hace más que alimentar el sistema, impidiéndonos plantarle cara.

Si para Briggite el amor es felicidad, es plenitud, es generosidad, es complicidad, es buen sexo, es cariño, es comprensión, es cuidados nada de eso lleva necesariamente a la monogamia. Ninguna de esas cualidades incluyen la exclusividad, la rabia, el dolor, la sospecha, la inseguridad, el control o la posesión. El amor es plenitud… el dolor y todo lo demás llega ante el temor de perder esa plenitud. Ante la amenaza.

Es por esto que propone un esquema horizontal, donde los afectos no se jerarquicen y los amores no se sustituyan, desde la suma y no la resta. Desde la cooperación.

La verdad es que #Ocuppylove si es mucho para mi ¿piensan que es posible?