Katy Perry está que arde en la GQ de febrero

En traje de baño y con look pin-up, la cantante enciende las páginas de la publicación masculina y confiesa detallitos de su vida personal.

Katty Perry en un traje de baño de inspiración retro pero bastante revelador, a rayas, en la portada de febrero de la GQ. Hace unos meses la vimos en Vogue US, retratada por Annie Annie Leibovitz. Ahora su look es más cachondo, muy a tono con la publicación masculina. Además de las fotos, la señorita Perry platicó con la revista de todo: el tamaño de sus senos, la virginidad y la cirugía plástica.

Sabemos que creció en un ambiente conservador y religioso, que es hija de ministros. Ahora, que se ha rebelado y es famosa por su carrera en la música pop, sus curvas podrían ser entendidas como el resultado de largas horas de oración:

Una noche me acosté y, mirándome los pies, le pedí a Dios: ‘¿Podrías por favor dejarme tener senos tan grandes que no pueda ver mis pies cuando me acueste?’

Y Dios escuchó sus súplicas. De hecho, en la entrevista menciona que nunca se ha sometido a cirugías plásticas: “ni la nariz, ni la barbilla, ni una mejilla, ni un seno”. Naturalita toda ella. ¿Será?

Además, en la entrevista para GQ, Katy dice haber perdido su virginidad a los 16 años, en asiento de un Volvo, mientras escuchaba música de Jeff Buckley.

Para no dejar a un lado el plano espiritual, agrega que tu su perspectiva del mundo está filtrada por una visión espiritual, que cree en una energía cósmica que es más grande que ella misma, y que también cree en la astrología y en los aliens.

Lo que sigue para Katy Perry: la entrega de los premios Grammy este domingo. Buena forma de comenzar el año. Ya la veremos en la gala musical.

katyperrygqportada.jpg

© GQ

katyperrygqnegro.jpg

© GQ

katyperrygqrojo.jpg

© GQ

Fuente: Huffington Post