5 maneras de ayudar a tu hija a sentirse feliz con su cuerpo

La sociedad la bombardea con estándares de belleza poco realistas, pero su educación emocional y autoestima están en tus manos, ¡no lo olvides!

Se habla mucho de cómo la moda afecta la imagen que las adolescentes tienen sobre su cuerpo. De cómo las muñecas y la publicidad influyen en sus estándares de belleza desde niñas. Pero, ya que tienen que vivir en esa sociedad, es importante tomar nuestra responsabilidad como madres y enseñarles en casa a ser críticas con esa imagen y a tener una visión positiva de su cuerpo.

La educación emocional se hace en casa, y la autoestima es el arma más importante con la que tu hija enfrentará muchos problemas. Estos son algunos tips para ayudarle a crear una muy sólida desde niña.

Quiérete a ti misma primero

Claro, no puede escucharte decir todo el tiempo que estás gorda y que vas a comer sólo apio por un mes porque ya no cabes en tu vestido. Como madre, abuela, tía, eres su modelo a seguir. Si estás deprimida, no te arreglas, te criticas todo el tiempo, bueno, puede que ella escoja otro modelo, de los del tipo inalcanzable. O que te imite y se pare frente al espejo a decir que odia sus pecas. Tampoco se vale lo contrario: darle estándares no adecuados para su edad. Simplemente una niña de 6 años que se depila las cejas o se pone cremas de autobronceado no tiene una perspectiva real sobre su belleza. Necesitas confianza tú, luego dásela a ella.

Coman en familia

Puede que estés muy ocupada, pero es importante tener vigilados los hábitos alimenticios de los niños y adolescentes. Además, hacer del momento en que comen el más agradable del día, les dará una buena impresión sobre su alimentación. Cocinar con ella e incluso si es posible tener un pequeño huerto en el que pueda ver crecer los ingredientes es otra forma de crear una relación positiva con los alimentos. La comida es tu amiga, ese es el mensaje.

Sé honesta

Platícale de cuando eras más pequeña y se burlaban de tus pecas, y de cómo te diste cuenta de que era envidia, de cómo lo superaste. La comunicación es clave en estos temas, será invaluable cuando ella tenga problemas de ese tipo. Yo odiaba mis manos hasta que mi mamá, que las tiene idénticas, me contó que de niña también las odiaba. Pero que un día un pintor le preguntó si podía tomarles una foto para pintarlas, porque eran excepcionales. Mis manos de rana son excepcionales, superen eso, novatas.

Dile que es hermosa… y más

Repítele constantemente lo mucho que te gusta su cabello, o lo bonitos que son sus ojos. No, no la convenzas de que es la niña más hermosa del universo porque no lo es, aunque para ti lo sea. Recuerda que hay que darle una imagen positiva pero también realista. Eso no es todo, además de ser hermosa tu hija tiene otros atributos de los que debe ser consciente: “eres muy inteligente”, “qué bonito cantas”, “tus dibujos son hermosos”, ayúdale a reconocer esos talentos especiales y a que no se le olviden. Se trata de que sepa que es mucho más que una cara bonita.

Dale otros modelos a seguir

No le prohibas las Barbies si todas sus amigas las tienen o si le regalaron una en su cumpleaños, pero juega con ella y hazle notar que sus piernas son desproporcionadas. Pregúntale si conoce a alguien así en la vida real. Libros de autoras o heroínas menos enfocadas en la belleza física, mujeres que han cambiado el curso de la historia, esas son otras de las modelos que debe tener presentes.

Evita que vea los comerciales o, si lo hace, haz también comentarios críticos, no negativos, sobre las mujeres que proponen como modelo. No se trata de imponerle tu punto de vista, sino de crear en ella un pensamiento crítico.

¿Cómo ayudas a tus hijos a elevar su autoestima? Platícanos…