El poder de dar las gracias

Un estudio afirma que ser agradecidos afecta positivamente tanto a quien da las gracias, como a quien las recibe.

Hoy en Estados Unidos se celebra el Día de Acción de Gracias, una oportunidad en la que las familias y demás seres queridos se reúnen para agradecer por lo que se tiene; por lo general alrededor de una mesa donde la cena tradicional es el pavo.

Aunque en nuestros países no es una “festividad oficial”, muchos latinos hoy lo están celebrando y a nosotras nos pareció una buena oportunidad para reconocer el poder de dar las gracias.

Investigando sobre los impactos positivos o cualquier consecuencia que esta acción tuviera, nos topamos con un estudio realizado por la Universidad de Harvard que en un efecto exponencial, mejora la actitud de la comunidad a ayudar; y otra cosa interesante que arrojó fue que el hecho de externar el agradecimiento, es mejor que sólo quedarse sintiendo gratitud.

El experimento consistió en un alumno (un “Eric” ficticio) pidiendo a unos compañeros que revisaran su carta de presentación de currículum.
A la mitad de los involucrados se les envió un mensaje algo brusco “Recibí tu comentario sobre mi carta.”
La otra mitad recibió un mensaje de agradecimiento “Recibí tu comentario sobre mi carta. ¡Muchas Gracias!. ¡Estoy muy agradecido!.”
Los resultados fueron evidentes: un 55% de los que sí recibieron las gracias tuvieron mejoras de autoestima, comparado con tan solo el 22% de los que no recibieron el agradecimiento formal.

El efecto personal de dar las gracias

DAR las gracias, produce un efecto “egoísta” positivo en nosotros mismos, y lo entrecomillamos pues sólo se trata de enmarcar una acción total y puramente personal. (que en sí misma no tiene nada de malo, sólo cuando el objetivo es recibir reconocimiento propio todo el tiempo, es cuando consideramos que no es correcto.)

Sí además recibimos muestras formales de agradecimiento, nuestra autoestima (y por tanto nuestra capacidad de hacer más y mejores cosas), se eleva.

El efecto social  de dar las gracias

La parte más interesante del estudio vino del efecto derivado de haber recibido un “gracias” anterior.
En un nuevo experimento pidieron revisar una carta de presentación.
Los investigadores afirmaron que esta fue la parte más sorprendente de todo el estudio, pues se creó un “efecto gratitud.”   Los que habían recibido un agradecimiento del primer experimento se ofrecieron a ayudar en el segundo (para una tercera persona) el doble de veces que los que no habían recibido ningún agradecimiento.
Los que no recibieron agradecimiento la primera vez se mostraron dispuestos en un 32% a ayudar a una segunda persona. Pero entre los que sí recibieron un agradecimiento la primera vez, hasta un 66% se mostraron dispuestos a ayudar de nuevo.
No perdamos la oportunidad de construir una comunidad que se preocupa por las demás personas y de esa forma hacer de este un mundo mejor; ahora sabemos que un simple gracias podría comenzar a cumplirlo; y recordemos también que esta acción no debería de darse una vez al año, sino siempre.
Nos gustaría que nos compartieran ¿Por qué están agradecidas hoy?, ¿A quién quisieran darle las gracias.? No pierdan esta oportunidad.
 

Fuente: Elocuent