¿Qué tan stalker eres? Hasta en eso hay niveles

Hay desde los límites permitidos hasta los más psycho, según el “stalkerómetro”.

Hello stalker. El asunto aquí no se trata si lo eres o no, de hecho todos lo somos de alguna forma; el punto es hasta dónde lo haces y cuáles terrenos exploras para conocer más de cierta persona, pues hay que admitir que hay límites y hasta cierta “ética” para husmear en el rastro que deja por internet quienes despiertan nuestra curiosidad.

Como los sistemas de medición en general nos marcan una referencia para saber si algo es mucho o es poco, si es grande, pequeño, bueno o malo, o como decimos aquí en México “pa’ ver qué tanto es tantito”; aquí una contribución de Cinismo Ilustrado con la que nos expone, ridiculiza y hace reflexionar como es costumbre, a manera de infografía: el Stalkerómetro.

stalkerc3b3metro650.jpg

© Cinismo Ilustrado

Para conocer un parámetro que vaya de lo normal a lo psycho que puede ser el acto de stalkear, solitas podemos averiguarlo con humor y ver qué límites hemos traspasado. Considérate normal y sin culpas si no vas más allá de ver sus fotos en Facebook y revisar su TL en Twitter, reflexiona un poco si ya te viste leyendo los timelines de sus amigos, ¡epa! ¿también lo googleas y le sigues el rastro a los lugares que frecuenta por Foursquare? Eso ya está en el límite de ser un simple crush. Cuidado con llegar más allá como obtener de terceros su e-mail o el número para enviar WhatsApp’s, o contactarlo personalmente sin que se conozcan (miedo.com).

Pero, si alguien ha procedido de las últimas formas contigo ¡corre por tu vida!, pues no hay más que alejarse a menos que quieras arriesgarte a descubrir el por qué de ese interés “psicópata” de tu stalker.

En el stalkerómetro puede medirse cada quien, pero si te pones a pensar que quizá alguien pueda estar vigilando todo lo que compartes en las redes sociales sin que te des cuenta, recuerda que hay maneras de establecer límites en lo que los desconocidos pueden ver sobre ti, esto es haciendo las configuraciones pertinentes, pues poquita paranoia y, sobre todo, sentido común de vez en cuando no están de más.

Mientras coméntanos ¿qué tan stalker eres?

Fuente: Cinismo Ilustrado