5 formas de enfrentar el acoso sexual en la calle

Pues sí, me agarraron la nalga en la calle y no supe qué hacer. Por eso les comparto estos tips para que estén prevenidas chicas.

Cuando comencé a hacer comedia Stand-up, mis maestros me recomendaron que eligiera un tema importante para mí, con el que me enfrento casi a diario. Yo elegí el tema ser peatón, pero cuando eres mujer, el acoso sexual viene implícito cuando caminas por la calle.

De acuerdo a la organización que lucha contra el acoso sexual en la calle, iHollaback, el acoso sexual ocurre en todo el mundo. No hay un solo país que escape a este fenómeno. Pero ya saben, en realidad las estadísticas no le importan mucho al individuo. Es decir, uno no las toma mucho en cuenta hasta que le pasa.

Todas hemos experimentado el acoso sexual en la calle en varios grados, sobre todo en el nivel “piropo”. Donde un hombre te grita o dice cosas que van desde preciosa, sssssabrosa, hasta cosas más desagradables y albañileras que ya se imaginan y que no es necesario revivir por aquí. Más o menos, las chicas comienzan a experimentarlas en la adolescencia.

Suena horrendo, pero una se acostumbra. Sí, se acostumbra a ignorar, ignorar, ignorar, pensar que son una bola de idiotas, ignorar, ignorar. Pero hay cosas que no se pueden ignorar, como cuando un hombre te agarra la nalga.

La famosa técnica

Esto me ha ocurrido dos veces en la calle (no hablemos del transporte público), y he observado que los individuos tienen una técnica bastante estándar. Lo van a hacer mientras tu caminas en una dirección y ellos en otra. Así que en ese momento en que estamos cruzando, usa su mano y me da una “nalgada” o simplemente toca mi derriere. Su supuesto truco es hacerlo suficientemente rápido para que cuando te des cuenta de lo que acaba de pasar, ellos ya estén a salvo del otro lado de la calle.

Y sí… la primera vez no supe cómo reaccionar, el hecho me tomó demasiado por sorpresa y cuando me di cuenta de lo que había pasado, el tipo ya iba como a medio kilómetro de distancia. Ni siquiera para gritarle “Eres un cretino”. Pero la segunda vez, me puse más a las vivas leyendo sobre el tema y les comparto lo que investigué:

1. No cambies tu forma de vestir

Yo sé que hay gente que piensa que la manera más simple de evitar este problema es cambiar la manera en la que te arreglas todos los días. Discúlpenme, estoy en total desacuerdo. Número uno no voy a permitir que los hombres que no saben respetar limiten mi forma de vestir y expresarme. Yo no les concedo este derecho. Número dos: sería como decir que yo tomo la culpa porque algunos hombres no saben respetar. Eso es, echarle la culpa a la víctima (también conocida como cultura de la violación). En un mundo ideal, una mujer (u hombre), debiera poder caminar desnuda por la calle y ser respetada. En un mundo ideal…

¿Cómo es esto una manera de atacar el acoso sexual en la calle? Reafirmas al mundo que no vas a dejar de ser tú porque ellos son como son. Además, si decides cubrirte de pies a cabeza, te aseguro que ni aún así va a parar.

nooneasksdavidsankbonefl660x650.jpg

(CC) David Shankbone | Flickr

2. Tu seguridad es primero

Hay que medir la situación, siempre. A veces con que le contestes algo al idiota que te dice sabrosaaaa se va a asustar. En realidad, estos individuos lo que menos esperan es que les contestes, porque el acoso sexual es una situación de poder, no se relaciona tanto con la sexualidad (sopresa). En otras palabras, para ellos eres un objeto.

La segunda vez que me agarraron la nalga en la calle, fue sobre un puente peatonal, lo que me causó vértigo y no lancé una cachetada, sino sólo una mirada que lo hizo alejarse despavorido y con una cara de miedo. Una mirada que estoy casi segura, garantiza que nunca lo volverá a hacer y siento que fue lo correcto en ese momento en particular. Me aseguré primero de estar a salvo y luego de darle la mirada más aterradora que haya visto en su vida.

seguridadmugleyfl660x650.jpg

(CC) Mugley | Flickr

3. Aviva esos reflejos

Si eres de reacción lenta, es mucho más difícil que puedas enfrentar las cosas en su momento y eso te puede dar mucho coraje contigo misma después. Además, siempre que uno camina por la calle es bueno ir totalmente despierto y concentrado, por evitar accidentes, robos, etc. Si vas distraída, te conviertes en automático en una posible víctima de cualquier cosa.

walkingharlowheslopcomfl660x650.jpg

(CC) Harlowheslop.com | Flickr

4.Sé firme y no entres en una conversación

Si decidiste que ya te hartaron estos individuos y les quieres contestar algo (y te sientes segura), adelante. Yo creo que la razón principal por la que aún existe el acoso es porque simplemente la ignoramos. Si ya te armaste de valor puedes responder devolviendo una horrenda mirada, con falsa adulación (wow, no puedo creer que me dijiste eso… he esperado por este momento toda mi vida), con un poco de sarcasmo (uy, que tierno, eres de esas personas a las que nadie les pidió su opinión), o simplemente diciendo: déjame en paz idiota (o pervertido, los pervertidos odian que los llamen así).

Probablemente te responda con algo como: “Hey, pero si sólo quería darte un cumplido”. En vez de ponerte a discutir las definiciones reales de un cumplido, aléjate. Tratar de hacer razonar a los pervertidos es imposible. Pero al menos expresaste que no estás de acuerdo con ese comportamiento y que tampoco es algo que vas a dejar pasar.

womenwalkingcornelluniversityfl660x650.jpg

(CC) Cornell University | Flickr

5.Evita responder de la misma manera

Evita las groserías y el lenguaje obsceno. Si alguien más va a pasando y no escuchó el principio de la conversación, podría pensar que tú comenzaste todo. Si pierdes el control y reaccionas de una manera enérgica y emocional, ¿a quién le van a creer? Ante todo tienes que mantener la calma y la cabeza fría, si no puedes, entonces mejor seguir ignorando.

aliceastanitafl660x650.jpg

(CC) Astanita | Flickr

Ya que tengo mis reflejos mucho más despiertos, se los aseguro chicas: próxima persona que me manosee en la calle, próxima persona que no se libra de una cachetada. Ah y otra cosa: si han sufrido de acoso sexual en la calle, no duden en contarlo. Según organizaciones que se encargan de combatir y conscientizar, parte del trauma se combate contando lo que pasó.

Así que no duden en contarnos sus experiencias en los comentarios.

Fuentes: iHollaback y Laci Green