Chica pone el ejemplo y se defiende de cyberbullying

¿Hasta dónde pueden llegar nuestras fotografías o información personal en Internet? El caso de Caitlin Seida comprueba que muy lejos. A continuación les presentamos su historia.

¡Eres famosa! un día llegó este mensaje a una chica gracias a una fotografía que subió disfrazada de Lara Croft en Halloween, a su cuenta de Facebook. Pues resulta que su problema de sobrepeso (causado por una enfermedad en su niñez), fue suficiente factor para que la foto de Caitlin Seida lograra viralizarse más allá de las cuentas de sus amigos o familiares y llegó a donde jamás se imaginó.

La foto le parecía graciosa, tenía la seguridad de reírse de sí misma, era algo totalmente normal para ella; sin embargo, cuando se percató de lo que estaba pasando (había llegado tan lejos como para que alguien le enviara un inbox poniéndola al tanto), Seida no soportó los comentarios que la foto tenía.

Caitlin cuenta en un ensayo que realizó titulado “My embarrasing picture went viral” (Mi foto embarazosa se hizo viral) que al principio no estaba enojada, que como mencionamos, le pareció gracioso. Sin embargo, después reflexionó que en realidad no nos damos cuenta de quién nos reímos todo el tiempo en Internet. Esas personas que desconocemos en la vida real, pero de las cuales se hacen miles de imágenes en forma de burla. Todos ellos son reales y sienten tal como ella después de que pasaba leyendo más y más comentarios como:  “Wow, ella es gorda” y “¿Por qué la gente como ella no deja de de existir?”.

¿Cómo logró defenderse por fin.? Armada de valor, se acercó a una amiga fotógrafa suya con conocimientos legales y juntas decidieron enfrentar a quienes habían hecho los peores comentarios. Ya que en diferentes sitios, las opciones de comentarios se pueden hacer vía Facebook, pudieron encontrar sus cuentas personales y enviarles mensajes. Para su sorpresa, ninguno pidió disculpas pero sí demostraron interés en saber cómo habían conseguido ponerse en contacto con ellos. Al final de cuentas no fueron tan listos ¿verdad.? ¡Aplausos para Caitlin.!

Este caso nos enseña muchas cosas y comprueba, como dijimos hace algunos días, que las mujeres somos las más descuidadas al momento de compartir nuestra información personal en las redes sociales. Posteamos fotos como si no hubiera mañana y quién sabe, quizá algún día estemos en el lugar de Caitlin. Aprendamos a tener más cuidado con nuestra configuración de privacidad o simplemente, no hagamos público aquello que sólo podrían ver nuestros amigos en privado; y si alguna vez sucediera, tomemos el ejemplo de esta gran chica que supo defender su imagen; desafortunadamente no todas tienen la misma seguridad en sí mismas, así que de cualquier forma, cuidemos lo que publicamos en Internet.