Del aburrimiento a la creatividad, un paso

Un estudio ha identificado que los momentos de aburrimiento potencian la creatividad en algunas personas.

Normalmente percibimos el aburrimiento como algo negativo. Momentos como en el que debemos esperar un turno en el banco o en cualquier oficina gubernamental para hacer un trámite oficial, cuando viajamos de día, o estar en una clase que por más que intentamos no llama nuestra atención; recurrimos a las medidas que tenemos a la mano para ocupar nuestra mente, y claro entre todas los smartphones son casi siempre la opción predominante.

Pero, ¿qué pasaría si no nos afanamos en estar “ocupados” en esos tiempos aburridos? Pues algunos estudios indican que puedes tener ideas creativas. ¿Cómo es esto? Fácil, porque estos tiempos aburridos y pasivos dan oportunidad a que nuestra imaginación fluya y pueda fantasear un poco, nos lleva a responder cuestiones (preguntas o problemas) ingeniosamente con más de una posibilidad.

El estudio al que me refiero se llevó a cabo en la Universidad de Lancashire Central, en donde a 40 personas se les pidió que por 15 minutos copiaran los números de un directorio telefónico; al terminar esta aburrida actividad se les planteó que propusieran distintas formas de uso que darle a dos tazas. Como resultado, se obtuvieron propuestas más creativas de parte de estos participantes, que de quienes se les pidió imaginarse los usos y que no realizaron la previa actividad aburrida.

En un experimento más, a 30 voluntarios se les pidió copiaran los números del directorio y a otros 30 que solo los leyeran, también por 15 minutos. En este caso resultaron más creativas las respuestas de quienes solo leyeron, que los que escribieron los números. Para los expertos británicos, esto sugiere que “Las actividades más pasivas y aburridas, como leer o ir a algunas reuniones, proporcionan más oportunidades para que la imaginación fluya, lo que redunda en un aumento de la imaginación creativa“.

Para concluir, la doctora en psicología a cargo del estudio Dr. Sandi Mann, apunta:

“El aburrimiento en el trabajo siempre ha sido visto como algo que deba eliminarse, pero quizá deberíamos tenerlo en cuenta para potenciar nuestra creatividad. Lo que queremos hacer ahora es ver cuáles son las implicaciones prácticas de estos hallazgos ¿Las personas que se aburren en el trabajo se vuelven más creativas en otras áreas de sus trabajos, o se van a casa y escriben novelas?”

Dinos qué piensas ahora, en estos tiempos de tecnología y entretenimiento al por mayor ¿Nos permitiremos más estos lapsos aburridos para ver qué resultados creativos surgen?

Fuente: The British Psychological Society