Carmen Hertz un ejemplo de mujer [Ecos del Desierto]

El estreno de la miniserie de Andrés Wood ha develado la historia de la abogada de la Vicaría de la Solidaridad que trabajó fuertemente contra los abusos de lesa humanidad producidos durante la Dictadura en Chile.

Finalmente a dos días de la conmemoración de los 40 años del Golpe Militar en Chile, el canal de televisión Chilevisión estrenó la nueva miniserie “Ecos del Desierto” inspirada en la historia de la abogada de Derechos Humanos, Carmen Hertz.

La serie dirigida por Andrés Wood (Violeta se fue a los cielos) es protagonizada por María Gracia Omegna y Aline Kuppenheim, ambas interpretando a Hertz de joven y adulta respectivamente. Primero debo decir que el guión y las actuaciones son realmente buenas, el ritmo y los silencios llegan en el momento exacto. Es nuevamente una gran obra de Wood y su equipo.

Pero más que en lo técnico o televisivo quiero ahondar en la tremenda historia de vida de una mujer que es un ejemplo del género femenino en Chile y el mundo. Carmen Hertz fue una pieza fundamental en la Vicaría de la Solidaridad durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Como abogada representó a cientos de personas que no tenían dinero ni confianza para contratar servicios de defensoría. En aquella época no se podía creer en nadie. Y Carmen junto a su equipo entregaron el apoyo y confianza a los familiares y víctimas de abusos de lesa humanidad.

Es increíble que a pesar de la muerte de su esposo Carlos Berger, asesinado por “La caravana de la muerte” en octubre de 1973, a pesar de ser madre de un pequeño niño en medio del terror y a pesar de ser constantemente acosada por los efectivos de los organismo de inteligencia del régimen, haya decidido continuar adelante, controlar su miedo y arriesgar todo por conseguir justicia donde a simple vista no se encontraría.

Carmen es un ejemplo para las mujeres actuales que nos dejamos avasallar por problemas económicos, por deudas con tiendas de retail, por hombres que no nos aman, al contrario nos dañan y agreden, por inseguridades producto de los estereotipos estéticos, por pastillas como el ravotril que nos adormecen sin permitirnos ver la tremenda fuerza interna que existe en nuestro género.

Mientras hoy mueren cientos de personas en Siria y tantas mujeres quedan solas luchando con y por sus hijos, no es posible que nosotras continuemos preocupadas solo de frivolidades habiendo un mundo en crisis que necesita de nuestra contención y acción. Mujeres debemos dejar de mantenernos en silencio, haciendo como si el elefante rosado de la habitación no estuviera ahí mirándonos acusándonos por nuestra complicidad con las injusticias sociales y por nuestro adormecimiento en los brazos del neolieralismo que nos acurruca entre sus cientos de tarjetas de crédito.

Ciertamente, en los momentos más críticos es donde vemos hasta dónde puede llegar el poder del ser humano y eso es lo que Carmen se ha encargado de demostrar. Las mujeres somos capaces de hacer justicia, sin violencia, sin represión, simplemente con constancia y trabajo. Creo que deberíamos mirar un poco más su historia de vida y convencernos que una par de zapatos más o menos no hará la diferencia.

Ecos del Desierto

Miniserie Andrés Wood
Segunda parte, hoy 22.30 hrs.
Tercera parte y final miércoles 11 de Septiembre, 22.30 hrs.
Chilevisión.
El canal de cable TNT la transmitirá en Noviembre de este año.