Mujeres viajando solas, el nuevo mercado del turismo

A muchas mujeres les da pavor estar solas. En la mayoría de los casos no es porque no se sientan agusto con ellas mismas, sino por el miedo o la vergüenza que les provoca un juicio social, sobre todo familiar y esto no les permite viajar con su maleta como única acompañante.

Hace un mes escribí acerca de mi experiencia viajando sola a Oaxaca, México y les contaba que aunque al principio moría de nervios, liberarme de prejuicios, miedos e inseguridades fue una de las mejores cosas que he podido experimentar a lo largo de mi vida y lo volvería a hacer las veces que pudiera.

Y es que ¿por qué habría de dejar que me controlaran todos esos obstáculos mentales y sociales que no me lo permitían?. Si bien sabía que eso no se trataba de vivir sólo una aventura más (pues ciertamente una debe tener el doble de cuidado); también sabía que no había una sola razón en contra para evitar que fuera completamente sola.

Volvamos al punto de las voces sociales. Ann Friedman, en su manifiesto para la mujer que viaja sola hecho para la revista digital The Cut, dice ciertamente que los demás «Creen que si vamos solas es porque no hemos encontrado acompañante». Hoy muchas mujeres lo hacen por otras miles razones; pero bueno, yo me pregunto: si fuera así, ¿qué más les da?

Actualmente, gracias a la demanda de mujeres viajando solas (cosa que me da muchísimo gusto) contamos con Abercrombie & Kent o Grand Circle, agencias que ofertan viajes individuales, las cuales afirman que el 70% de su clientela es femenina. Y por otro lado, sabemos que las mujeres son hoy el sector más importante del turismo gracias a una investigación de CAP Strategic; en los últimos dos años, las mujeres han viajado solas un 53% más.

Aprovechando este nuevo sector en el mercado, era de esperarse que ahora hoteles oferten habitaciones exclusivas solo para mujeres como el Dukes en Londres o el Naumi en Singapur.

Mujeres como Mary Morris, narradora de viajes, afirma que «Las mujeres nos movemos por el mundo de otra forma», confiesa. «Nuestra percepción se agudiza porque nos sentimos alerta» tal como lo mencioné en el artículo donde narro mi experiencia. «Hay sociedades peligrosas para nosotras», dice Morris. Y por esto también existen sitios que las alertan para tener cuidado.

Cuando caminaba por las calles de Mazunte, en Oaxaca, yo sentía miradas que traducía en falsos juicios. Tal como lo explica Eleanor Berman, corresponsal de Eyewitness, «La mayoría de las trabas son imaginarias», pero cuando las rompes «Experimentas una sensación de independencia total» como afirma Friedman.

«Este año, el destino más solicitado es Irán» afirma Lupe Escoto, directora de Focus on Women. Su oferta se extiende entre destinos como Nueva York o Vietnam.

La idea de estos viajes, además de eliminar esas ideas que vamos adquiriendo desde niñas es que hagamos consciencia de que estar solas, nos permite aprender mucho de nosotras mismas.

Las invito a descubrirse, a encontrar ese lado valiente, poderoso y fuerte que hay en cada una de ustedes. Si tienen la oportunidad, no la dejen ir, es una experiencia que siempre irá con ustedes y en su maleta, recopilarán una infinidad de recuerdos increíbles.

Conozcan nuestra sección trotamundos en la cual cada lunes una viajera nos cuenta el “Top 10” de su cuidad preferida.

Foto: StormPedroLopes

Fuente: smoda.elpais.com