Actualidad

Pin-Up Girl por un día

Hace un par de años, una queridísima amiga me mostró una sesión de fotos que se había realizado bajo este concepto. Por decir lo menos, sus fotos eran ¡increíbles! fue así como conocí el proyecto de Estudios Pin Up Chile y tras pensar en posar por dos largos años, me decidí y fui.

Desnudarse en plena época de los 50’s, donde el moralismo era aún más falso que el de hoy y hacer pasar la pornografía como un dibujito de una chica atractiva, fue algo que sólo el movimiento pin-up supo hacer, despertando así, la horrorosidad de algunos y la fantasía sexual de otros.

Un mundo de chicas de calendario, de anuncios, cómics o revistas, posando con actitud sugerente, mientras un par de pintores daban rienda suelta a su más libidinosa imaginación, ideando mujeres perfectas a los ojos de los años 30 en adelante; voluptuosas, acinturadas y de facciones bien definidas que dieron vida a verdaderos íconos eróticos como Bettie Page.

Sin embargo, la cuestionable explotación de estereotipos se contraponía con la irreverente postura de estas provocadoras y deshinibidas mujeres capaces de romper con los esquemas de su pacata sociedad, dejando en el recuerdo una poderosa y nostálgica fusión de belleza y mucha actitud.

Hace un par de años, una queridísima amiga me mostró una sesión de fotos que se había realizado bajo este concepto. Por decir lo menos, sus fotos eran ¡increíbles! fue así como conocí el proyecto de Estudios Pin Up Chile y tras pensar en posar por dos largos años, me decidí y fui.

Sumergida ya en Pedro de Valdivia  2759,  comuna de Ñuñoa, Lala, un pseudo perro salchicha salió a recibirme y junto con él, Elías Nahyb Dabdub Arancibia (30) el retratista del pasado. Al entrar estaba Yasna Reyes Olguín (30), encargada de la estética, producción y es preciso agregar, experta en manejo de nervios y autoestima. ¡Una seda!

El estudio era pequeño, lo que lo hacía mucho más acogedor, habían galletas, café y ‘Bad Girls’ de Jamiroquai sonando desde el computador, fue así como poco a poco comenzó a fluir la conversación.

¿Cómo surge el proyecto y por qué?

Elías: Estudios Pinup Chile, nace en el año 2008 en el corazón de Elizabeth Aros (esposa de Elías) tras ver a su madre sumida en una depresión severa, ella se dio cuenta que son muchas las mujeres que llevan a cuestas un vacío y mucha soledad. Que los cánones de belleza establecidos por los medios son muchas veces inalcanzables para el estereotipo chileno y que detrás de esa soledad lo único que se necesita a veces, es un simple abrazo, un te quiero, un qué linda te ves… Entonces… ¿Por qué no experimentar el sentirse modelo por un día? Un regaloneo, un simple: -Soy mujer y la verdad acepto este cuerpo tal y como lo tengo. Necesito disfrutar de mi belleza, de mi sensualidad. Necesito saber que soy más de lo que veo en el espejo a diario-.  Contábamos con la seguridad de que este espacio no existía y tal máquina del tiempo, podíamos dejar plasmado en una foto; arte, belleza, elegancia, glamour y más. Un recuerdo imborrable en las mentes de quien experimenta nuevas sensaciones al sentirse más mujer. Una idea que tuvo dos años de  mucho trabajo, hasta que en julio de 2010 se concretó.

¿Por qué se decidieron por el estilo Pin-Up?

Elías: Las Chicas Pin-Up (más allá del concepto de la estética) tienen una fuerza interna increíble, son aguerridas y se atrevieron en épocas muy complejas a hacer valer sus derechos como mujeres, pese a que el juicio valórico y moral estaba encima de ellas, se reconocieron así; “Libres”.  Fueron mujeres con convicciones claras: Femeninas, Sensuales, Madres, Esposas, Trabajadoras… y sobre todo… Mujeres, con todo lo complejo y simple que es serlo en un mundo machista.

Entonces considerando que no todas se atreverían a posar siendo ellas mismas, fue que pensamos en caracterizarlas, y así no manifestarían el deseo culposo de sentirse “sensuales”. Elizabeth dio en el clavo, la Chica Pin-Up reunía todo lo que queríamos; sensualidad, elegancia, glamour etc… sólo faltaba alguien que personificara e hiciera la transformación a nuestras clientas y llamamos a Yasna para que formara parte de nuestro proyecto y dejara a nuestras clientas como siempre soñaron.

¿Cuál ha sido el resultado de este proyecto?

Elías: Para nosotros este proyecto ha sido un gran paso a nivel profesional. Amamos lo que hacemos y estamos agradecidos de que nuestras clientas se vayan felices, pero no todo fue color de rosa, en el camino hubo muchas dificultades que gracias a Dios y a mucho esfuerzo logramos superar.

¿Cuál es el principal motivo por el que vienen las clientas?

Elías: A lo largo de este tiempo las clientas han tenido una infinidad de motivaciones para venir. Algunas lo hacen para escapar de la rutina. Otras por que quieren reencontrarse, se sienten “feas” o porque  por el hecho de ser mamás ya no se sienten sexys. Hay quienes se sienten bien estéticamente y quieren inmortalizarse.  Otras quieren verse regias para demostrarle a su ex lo que se perdió. Son muchos los casos de chicas que vienen por un tema de autoestima. Hemos tenido casos realmente inolvidables como aquellas mujeres que vienen porque están viviendo una separación, porque están dolidas con la vida o porque les diagnosticaron un cáncer. Y así un sinfín de experiencias, todas importantes, que nos hicieron crecer como equipo y valorar aún más lo que hacemos, pues sabemos con certeza que hay un antes y un después de retratarse y creemos que es el valor humano que tenemos como equipo lo que marca la diferencia. No es un estudio frío y distante, no somos así, cuando alguien llega, forma parte de nuestra vida, la acogemos y tratamos de abrir espacios. No son simples clientas, ni se trata de un intercambio monetario, es darle importancia al momento que se está viviendo. Detrás de cada mujer hay una gran historia y nuestra convicción nos dice que cuando hay amor en lo que uno hace se ve reflejado en un trabajo bien ejecutado y muy profesional.

Y eso es algo que pude comprobar.

Con el pudor y los nervios rondando en mi cabeza, Yasna comenzó a disolverlos con la propuesta de maravillosos atuendos con los que cuentan. Le expliqué sobre los prejuicios que tengo con mi cuerpo y me recomendó un par de trajes que me harían sentir más cómoda.

Cada vestimenta tenía una historia y un fin y pese a probármelos en privado, ella siempre estuvo dispuesta a asesorarme y a hacer algún retoque si era necesario. Finalmente me decidí por un estilo coqueto y uno más sensual.

¡Manos a la obra!

Como nunca había estado en una sesión de maquillaje y peluquería tan profesional, todo esto era nuevo para mí y debo admitir que realmente se siente como un exquisito regaloneo.  Poco a poco comenzó a salir el efecto Pin-Up

¡¿Realmente soy yo?!

Y empezamos la sesión. Y yo que me reía de las mujeres que iban con tacos a la playa…

Ahora yo soy la que tomo las fotos 😛

Y para finalizar…

Tomé mucho tiempo en decidir hacer este vivencial, en deshechar mis propios prejuicios y presentarme ante ustedes, pero finalmente el trabajo de este equipo me convenció; profesionalismo, dedicación y mucha pasión, donde el juego de luces y el cariño de los chicos son la técnica perfecta de un producto que ni siquiera requirió uso de photoshop.

Se los recomiendo a  todas las chiquillas que quieran regalonearse un poquito, reinventarse, escaparse un rato de este mundo y jugar. Realmente es una experiencia preciosa. Espero les haya gustado.

P.S. Por cierto, luego de esto valoro mucho más el trabajo hecho por Bettie Page, las que lo realicen se enterarán por qué.

Si quieres saber más de Estudios PinUp Chile puedes seguirlos en:

Facebook 

Twitter

Tags

Lo Último


Te recomendamos