Artículos vitales de viaje para más de una semana

María Paz Castillo es la nueva columnista de Belelú, ahora se encuentra en un largo viaje de trabajo por Colombia. Desde allá nos reporta cómo sobrevivir solo con una maleta por más de un mes.

Llevo tres semanas en Colombia recopilando material para un blog de viajes que estamos haciendo con una operadora turística y dictando unos talleres. El viaje salió más o menos rápido, por lo que a última hora tuve poco tiempo para hacer mi mochila y obviamente hay cosas que no me traje.

Cuando una viaja, algo pasa con las cosas. La aduana, el peso, tus amigos y familiares te advierten que no lleves tantas porque después ni te van a servir. Y qué hace una: igual echa esos in-echables, in-ocupables y no se acuerda de cosas básicas. Muy básicas, tanto que pueden parecer imperceptibles, pero su falta te puede molestar bastante.

Desde los 11 años, cuando participé en scout que tengo que preparar mochilas para viajar. Osea 17 años preparando mochilas y finalmente siempre me faltará algo y al contrario siempre me sobrará ropa que jamás ocuparé, pero con tal de elegir, quiero llevar todo.

Hay permitidos 32 kilos en general en los aviones, más el bolso de mano y obvio, la bolsita del Dutty Free. Por lo tanto una semana puedes andar con todo ok. Pero ¿Y después? ¿2 semanas? ¿Un mes? Por ejemplo:

1. El cortauñas: Una semana puedes tener hasta manicure y pedicure maravillosa, pero anda que vaya a pasar una semana. Y no estás en tu casa y tampoco está tu mamá cerca que te dice  “ Está en el cajón”. No y debes tomar la decisión: comprar uno ( y ver donde encontrarlo) y saber que tendrás que botarlo o regalarlo o perderlo, pues tampoco lo volverás a poder pasar. O para qué, mejor dicho.

2. Jabón/champú. Y viene la decisión ¿Comprar uno grande que te alcance todo el viaje? ¿Sachets? ¿Uno pequeño y de ahí comprar otro? Como quiero evitarme compras y viajes, tomo en la medida de lo posible la primera. Y me aguanto lo que significa el mismo frasco hasta el final.

3. Cepillo de dientes: Se me queda el 78.5% de las veces en algún lugar (he andado en cerca de 15 hoteles), si es que no lo pierdo entre mis propias cosas, así que siempre tengo que comprar y muchas veces termino con unos 2 o 3 en el fondo de la mochila.

4. Libreta: A mi juicio la más vital de todos los arminículos para un viaje. Por muy smartphone, computador, wifi, etc, si estás en otro lugar, la seguridad de tener batería o señal disminuyen o eres tan pelotuda que olvidaste que ocupan otro enchufe y necesitas adaptador. Y caes en la cuenta que tu única gran salvación es la libretita, esa como la que tiene el redactor creativo del que te reías por su fetiche de las Moleskine, o una de esas que parecían acordeón donde tienes números (números que obvio están repetidos en todos lados como el de tu mejor amiga, dónde te quedarás o de algún jefe de una pega en desarrollo, pero si no los tienes a mano, no te sirven de nada), direcciones, cuentas de banco, etc.

5. Repelente: No soy muy dada a echarme tanta cosa, pero si vas a un lugar tropical como yo ahora o a lugares donde haya mosquitos, es indispensable una cuota de repelente. Porque una o dos picaduras de zancudo da lo mismo pero demasiadas a toda hora, le joden la vida a cualquiera.

¿Qué cosas son vitales para tí cuando viajas?