Programa de Monitoreo Electrónico a Distancia, una alternativa para no estar en la cárcel

En México se implemente el Programa de Monitoreo Electrónico sin embargo cualquier descuido puede hacer que el o la delincuente regrese a vivir la pesadilla tras las rejas.

“Sólo podía ir de mi casa al trabajo, si me salía de mi ruta, les tenía que marcar para decirles por qué, si era por tráfico, algún bloqueo o cualquiera que fuera la razón”

Ella es Adriana, quien en entrevista para el Universal recuerda cómo era su vida cuando formaba parte del Programa de Monitoreo Electrónico a distancia, ella llegó al Reclusorio Femenil de Santa Martha Acatitla hace 6 años, cuando tenía 22, iba embarazada, su sentencia por el robo de un auto era de 10 años. En cuanto su hija nació pidió que su abuela se la llevara “porque este no es un lugar para niños”

Adriana es primodelincuente o infractora de delito no grave, como son 6 de casa 10 internas en los reclusorios del DF, su buena conducta y contar con una pena entre 5 y 10 años la calificaron como candidata para solicitar la preliberación en 2011 a través del Programa de Monitoreo Electrónico a Distancia, un sistema para cumplir la pena pero desde su casa.

Tuvo que pagar una fianza de 12 mil pesos por el equipo y acreditar que tenía una oferta de trabajo. Así Adriana se convirtió en uno de los 390 casos de internos e internas preliberados entre 2006 y 2012 que pudieron salir de la cárcel y pagar sus sentencia en el exterior.

Al salir lo primero que hizo Adriana fue visitar a sus hija, ir al trabajo que le ofreció su papá en un mercado, pero eso sí, jamás pudo desviar su ruta, porque estaba vigilada las 24 horas del día.

De esta manera la mujer e seguía presa,  pero esto era mejor que estar en la cárcel de mujeres. Además contaba con un  recordatorio de esto en su tobillo: un brazalete de monitoreo electrónico con el que la Subsecretaría de Sistema Penitenciario estaba al tanto de cada uno de sus pasos.

En una ocasión acompañó a su hermano a estacionar su coche, de inmediato la localizaron y le advirtieron que si reincidía la regresarían a la cárcel. Otro día acompañó a su hija a la tienda, de inmediato la localizaron y la regresaron a la cárcel para terminar su sentencia.

Este tipo de programa se implementa en México debido a la sobrepoblación que existe en los penales, además para disminuir el mantenimiento de los internos que se asegura es de 109.80 pesos, esta es una alternativa que beneficia a las mujeres para estar con sus hijos, sin embargo, cualquier descuido en uno de los pasos que de puede ocasionar que todos se derrumbe y la pesadilla de vivir en la cárcel vuelva a comenzar.

¿Qué opinas de esta forma  cumplir las penas por delitos no graves?

monitoreo2.jpg


ElUniversal