Mujeres transgénero mexicanas, “20% tiene VIH”

Se realizó la primera encuesta de Salud con Sero-Prevalencia de VIH a Mujeres Transgénero en la Ciudad de México y estos fueron los resultado.

La realidad es que todas somos mujeres, no importa si es por naturaleza o por haber aplicado algún método quirúrgico y hormonal pero todas somos chicas preocupadas por nosotras. No vamos a cuestionar el por qué o cómo lo que se ven o se juzga porque ser mujer es algo hermoso.

Pocas veces hablamos y pensamos en ellas, pero lo cierto es que la población de mujeres transgénero en la Ciudad de México vive en condiciones de vulnerabilidad y marginación que las ponen en riesgo de adquirir enfermedades mentales y de transmisión sexual.La transformación no es fácil, de un momento a otro pueden tener complicaciones por las transformaciones sexo genéricas y enfrentarse con barreras para acceder a servicios de salud, estos resultados fueron arrojados por la Encuesta de Salud con Sero-Prevalencia de VIH a Mujeres Transgénero realizada con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, el cual se festejará mañana 17 de mayo.

Lo destacable es que esta es la primera encuesta en su tipo a nivel nacional pensando exclusivamente en ellas, las mujeres transgénero. Según los resultados de las 585 personas entrevistadas  el 20% tienen VIH, de ese total sólo 26% lo sabía en el momento de la aplicación de la encuesta. Además también revelaron que el primer grupo que la discrimina es su familia, seguido por la policía, los amigos y los compañeros de la escuela o trabajo. En cuanto al consumo de drogas, se reporta que la mayoría de ellas las consumen.

Su vida no es fácil, bajo estas condiciones el 30% dijo que ha intentado suicidarse y que de la población total de mujeres transgénero el 2.8% tiene éxito en estos intentos.

La conclusión es sencilla, en la Ciudad de México urge tener programas de detección de VIH para iniciar tratamientos los tratamientos necesarios, finalmente todos somos seres humanos que sin importar nuestra condición física merecemos tener una vida digna y sin discriminación.

Fuente: ElUniversal