Papa Francisco canoniza a la segunda santa mexicana

Independientemente de la religión que practiquemos el corazón late fuertemente cuando sabes que una mexicana es canonizada.

Definitivamente no todas nacimos para ser santas, pero cuando nos  damos cuenta que una compatriota mexicana acaba de ser canonizada por el Papa Francisco el corazón late fuertemente, porque más allá del reconocimiento como santa, es el hecho de que una mujer mexicana entre tantas nacionalidades que existen sea la indicada para ascender a esa jerarquía, así Guadalupe García Zavala, es la segunda santa mexicana en toda la historia.

¿Pero por qué fue elegida?

Anastasia Guadalupe García Zavala nació en Guadalajara Jalisco en 1878 y es la cofundadora de las Siervas de Santa Margarita María y de los Pobres.

Siempre se le conoció como Madre Lupita y ejerció como enfermera, cuando el hospital en el que trabajaba enfrentó dificultades económicas ella misma salió a mendigar a las calles para obtener recuerdos para comprar los medicamentos de los enfermos.

A la Madre Lupita, le tocó vivir las primera décadas del siglo pasado, cuando la Iglesia católica fue perseguida en México. En estos años la Madre, según sus biógrafos, arriesgando su vida y la de sus compañeras escondió en el hospital a algunos sacerdotes e incluso al arzobispo de Guadalajara Francisco Orozco y Jiménez.

No dudó en dar de comer y curar a los soldados que perseguían a la Iglesia y gracias a ello esos militares no sólo no molestaban a la congregación sino que hasta defendían a las monjas, dedicadas al cuidado de los enfermos.

La Madre Lupita murió con fama de santidad el 24 de junio de 1963, a los 85 años.

“Le tocó una época muy difícil, el tiempo de la revolución y tuvo que buscar estrategias para salir adelante, con la gracia de Dios lo logró. Su enseñanza es la de vivir nuestra fe en una forma sencilla y alegre, para seguir el camino que Jesús nos marca como ella lo hizo” asegura la madre superiora de la Congregación de las Siervas de Santa María Margarita y de los Pobres.

¿Cuál fue su milagro para ser considerada santa?

Se dice que Wictila Godoy Salas, quien sufrió un derrame cerebral fue curada de manera inexplicable para la ciencia por la madre. La mujer hoy en día sigue viva y con plena salud.

Hoy en día independientemente de la religión que practiquemos es un orgullo tener a la segunda santa mexicana reconocida por el Vaticano.

madre21660x650.jpg
Fuente: Excelsior