India: el matrimonio, principal causa de suicidio en mujeres

Estar casada puede ser la diferencia entre vivir o morir en el país asiático.

El matrimonio es algo hermoso, no necesario, pero hermoso. Y si nos vemos muy técnicos y recurrimos a la Real Academia Española para saber su definición nos encontramos con esto: “unión de hombre y mujer, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses”

Rescato las últimas palabras: comunidad de vida e intereses, por desgracia al parecer esto no lo conocen en la India, ya que en este país el matrimonio es una de las principales causas de muerte entre las mujeres entre 15 y 49 años de edad.

Comparado con otros países en este lugar las mujeres casadas se quitan la vida más que las mujeres divorciadas o viudas, quienes para ellas, ya se han librado de la carga de tener un hombre como pareja y tener que soportar a su familia política.

En 2010, se quitaron la vida 78,000 mujeres lo que sitúa al suicidio como la principal causa de muerte entre las féminas, según el informe Global Burden of Diseases, Injuries, and Risk Factors 2010.  De esta cifra la principal causa es el matrimonio, según el psicoanalista Sudhir Kakar debido a que “cuando las mujeres se casan atraviesan un periodo muy duro, ya que se mudan a casa de la familia política, donde tienen muy poco apoyo y ocupan el eslabón más bajo”

Cabe recalcar que según las tradiciones de la India la mayoría de los matrimonios son concertados por los padres (cuando aún las chicas son menores de edad)  y en muchos casos se mantiene la estructura de la familia extendida, con varias generaciones viviendo bajo el mismo techo con una jerarquía muy estricta. Además las mujeres tienen la obligación de pagar una dote a la familia política, por lo cual las presionan demasiado para que aporten mayor cantidad de dinero a la casa y no vean perjudicada a su familia natural.

Dentro de la familia no hay apoyo ante los problemas psicológicos, las mujeres se quedan con todos sus problemas y no se los pueden contar a  nadie. Cuando sienten esta presión, el sentimiento las orilla a  quitarse la vida, la manera más común es ingiriendo pesticidas. En el momento en que  la familia política encuentra a la mujer muerta simplemente lo declaran como un accidente para evitar la vergüenza social.

Es increíble como algo que puede ser tan maravilloso, pueda llevar hasta a la misma muerte de una de las parte de la  llamada comunidad de vida e intereses.