CHILE: Señor Allamand, mi derecho a elegir no se compra con 240 mil pesos

Sin ir más lejos, el pre candidato a la presidencia por Renovación Nacional (RN), Andrés Allamand, planteó la creación de un bono para madres adolescentes como parte de su plataforma prográmatica.

En un país como Chile, donde la felicidad se compra en 36 cuotas sin pie y el pobre o ni siquiera tan pobre se desvela, pensando en qué hacer para pagar la sonrisa de mañana, es entendible -no así aceptable- que candidatos intenten comprarnos con plata.

En un país, donde la educación municipalizada es mediocre, las oportunidades universitarias cuestan millones y las ofertas de trabajo con sueldo acorde a las exigencias económicas del día a día son escasas, es entendible -no así aceptable- que el pobre o ni siquiera tan pobre, desee descansar en las limosnas que ofrecen políticos o el Estado.

Sin ir más lejos, el pre candidato a la presidencia por Renovación Nacional (RN), Andrés Allamand, planteó la creación de un bono para madres adolescentes como parte de su plataforma prográmatica.

“No basta decir que estamos contra el aborto, ya que lo fundamental es generar políticas públicas que ayuden a las madres que optan por la vida”, por lo que plantea la creación de un bono para las madres de entre 10 y 19 años del 40% más vulnerable del país”, señaló orgulloso.

Una especie de “bono antiaborto”, que pagaría con $240 lucas por cuatro años, la opción provida de adolescentes entre 10 y 19 años que cumplan con los controles del niño sano, que continúen con sus estudios y que en estos se destaquen, además de pertenecer al sector más vulnerable de la sociedad. Porque claro, para las jóvenes madres de clase media, nunca alcanza.

Señor pre candidato, usted como padre al lanzar esta propuesta ¿Consideró el gasto anual aproximado que ha invertido en cada uno de sus hijos? ¿Realmente piensa que su propuesta limosnera, me va a hacer renunciar la lucha por mi derecho a elegir si quiero ser madre o no?

Ahora, si de negociar se trata y usted está dispuesto a regalar plata antes de utilizarla para generar una estrategia que de raíz intente erradicar un problema como el embarazo adolescente, le doy algunos datos para que reconsidere su propuesta.

Una joven adolescente proveniente del sector más vulnerable del país, probablemente no quería tener un hijo, probablemente sus padres ganan un sueldo mínimo, probablemente los 20 mil pesos mensuales que usted propone, la sacarán de algunos apuros, pero no le alcanzarán siquiera con los pañales del mes, probablemente tendrá que trabajar y dejar de estudiar, probablemente su hijo pasará más tiempo con su abuela o con extraños, probablemente no podrá criarlo y probablemente el ciclo se repetirá.

Esto sin considerar embarazos por violaciones, el inevitable síndrome del niño no deseado, escenarios envueltos en violencia, drogadicción, pobreza y el derecho de todo niño a educación, alimentación, médico, vestimenta, esparcimiento, creatividad y ocio, cosas que en Chile tienen un costo.

Señor Andrés Allamand, si usted no está ni ahí con asumir la responsabilidad social inserta detrás de este repetido esquema de embarazos adolescentes, ¿estaría dispuesto a correr con todos los gastos que le acabo de presentar, hasta que por los menos la madre de ese menor se afirme emocional, psicológica y económicamente?

En un país que obliga a las mujeres a ser madres; estén dadas las condiciones o no, donde el derecho a elección no existe y el aborto es pecado, nunca una opción. En un país donde todo hasta los votos se compran con luca, menos la dignidad, espero que entienda que sus 240 lucas son un chiste, por no decir una verdadera y ciega crueldad.

El arte de representar la verdad y la vida por Malaimagen. Lejos, la mejor representación!

bono.jpg