Leyes contra las mujeres, dictadas por los talibanes

Traducido del Dossier pedagógico sobre Derechos de las mujeres publicado por Amnistía Internacional en francés, esperando despierte en alguno de ustedes, la verdadera responsabilidad social, sobre todo en un mundo ya establecido como global.

Siempre que se habla sobre la realidad de la mujer como parte de la cultura talibana, aparecen miles de detractores cuya mirada occidental no puede entender cómo es posible vulnerar de esa forma a un ser humano, mientras que desde un bando contrario un grupo no menor de defensores de las raíces, justifica estas acciones basándose en el respeto hacia respeto hacia las distintas culturas y creencias. Donde determinar que es lo que está bien o mal, simplemente responde a un tema o asunto de diversidades y visiones de mundo.

En el mismo sentido,  en nuestro fan page de Facebook publicamos hace unos días una foto que retrata  y explica justamente la idea de mundo, cultura y perspectivas.

perspectivas.jpg
¿Coherente, no? Sin embargo, ¿No creen ustedes que existen principios universales de todo ser humano que escapan de la imposición de una mirada o cultura, la que sea?

Cuando Amina una joven, nacida y criada en la cultura talibana, difunde en las redes sociales una fotografía suya en topless con una frase como: “Mi cuerpo es mío y de nadie más”. ¿No nos dice nada?, ¿Habla de una infantil y simple rebeldía?

Cuando Malala Yousufzai, una niña de 15 años, nacida y criada en el régimen talibán, es atacada por denunciar al mundo la prohibición de escuelas para niñas ¿Esta en un error?

Y qué decir del día en que Bibi Aisha estremeció al mundo entero, cunado con nariz y orejas mutiladas denunció en Revista Time como  tuvo que pagar por pertenecer a esa sociedad o el alzamiento del mundo árabe, demostrado en una página de Facebook, donde miles de mujeres sumergidas en el miedo, denuncian cada día una realidad que detestan y que sueñañ con cambiar, la misma realidad que nuestra miradad de mundo occidental debe comprender y respetar , “ya que es parte de su cultura”.

Amina, como mucho ya saben,  debe recibir 10 latigazos en un sitio público y luego debe ser lapidada hasta morir para castigar su indecencia y evitar que su “mal ejemplo” desencadene una epidemia y otras chicas repitan su acción.

No intervenir en una cultura es una cosa, pero desentenderse del sentido común es otra ¿A caso no escuchan como son las mismas mujeres. “nacidas y criadas bajo esa cultura”, las que están pidiendo a gritos nuestra imprudente e irrespetuosa intervención cultural en pro de su salvación?

¿A caso estamos sordos?

Aquí les dejo algunas leyes contra las mujeres dictadas por los talibanes, traducido del Dossier pedagógico sobre Derechos de las mujeres publicado por Amnistía Internacional en francés, esperando despierte en alguno de ustedes, la verdadera responsabilidad social, sobre todo en un mundo ya establecido como global.

1-. Prohibición total del trabajo de las mujeres fuera de casa, incluido el de profesoras, ingenieras y casi todas las profesiones. Sólo algunas médicas y enfermeras tienen autorización para trabajar en algunos hospitales de Kabul.

2-. Prohibición total de la actividad de las mujeres fuera de casa cuando no vayan acompañadas de un “mahram” (pariente masculino).

3-. Prohibición para las mujeres de tratar con vendedores varones.

4-. Prohibición para las mujeres de ser atendidas por un médico varón.

5-. Prohibición de asistir al colegio, la universidad o cualquier organismo educativo (Los talibanes convirtieron las escuelas de niñas en seminarios).

6-. Obligación de llevar un largo velo (Burqua), que las cubre de los pies a la cabeza.

7-. Las mujeres que no lleven ese burka o salgan sin ir acompañadas del mahram son azotadas, golpeadas e insultadas.

8-. Si a una mujer se le ven los tobillos en público, será azotada.

9-. Se aplica la lapidación pública de las mujeres que sean acusadas de relaciones sexuales extramatrimoniales (Muchas de ellas han sido lapidadas hasta la muerte).

10-. Prohibición de maquillarse (A muchas mujeres que llevaban las uñas pintadas se les cortaron los dedos),

11-. Prohibición de hablar o estrechar la mano de un hombre que no sea un mahram.

12-. Prohibición de reírse de manera audible. (Ningún hombre ajeno a la familia debe poder escuchar la voz de una mujer).

13-. Prohibido llevar tacones, para no hacer ruido al caminar (los hombres no deben escuchar los pasos de las mujeres).

14-. Prohibido viajar en taxi sin un mahram (esposo o descendientes hombres).

15-. Prohibido aparecer en radio, televisión o acontecimientos públicos de cualquier tipo.

16-. Prohibido practicar deporte o entrar en cualquier centro de deporte o club deportivo.

17-. Prohibido ir en bicicleta o motocicleta, ni siquiera acompañadas de un mahram.

18-. Prohibido llevar ropa de colores vivos, pues los talibanes piensan que son colores que incitan al sexo.

19-. Prohibido reunirse en fiestas populares o cualquier acontecimiento de ocio.

20-. Prohibido lavar la ropa en los ríos o en público.

21-. Se modificaron todos los nombres que conllevaran el término “mujer”, como “jardín de mujeres”, que fue sustituido por “jardín de primavera”.

22-. Prohibido asomarse al balcón de casa.

23-. Obligación de pintar todas las ventanas para evitar que las mujeres puedan ser vista desde fuera.

24-. Prohibido que un sastre varón tome las medidas de una mujer o le confeccione ropa.

25-. Prohibido que las mujeres se bañen en público.

26-. Segregación total de hombres y mujeres en los transportes públicos. Los autobuses tienen carteles de “reservado para hombres” y “reservado para mujeres”.

27-. Prohibido llevar pantalón largo, ni siquiera bajo el burka.

28-. Prohibido fotografiar o filmar a una mujer.

29-. Prohibido imprimir fotos de mujeres en periódicos o libros o de colgarlas en las paredes de las casas o las tiendas.