España, a la cabeza de las redes de pederastia y pornografía infantil

Sobre el día internacional del orgullo pedófilo o día internacional del “amor al niño (boylover)”.

Por Noemí García

Dos veces al año se celebra el día internacional del orgullo pedófilo o día internacional del “amor al niño (boylover)”. Han leído bien. Desde 1997 organizaciones pedófilas como Ganymede (organización a la que pertenecía Richard A. Gardner, creador del “Síndrome de Alienación Parental”) o Free Spirits, comenzaron a celebrar su día, el “Boylover International Day”. Lo celebran el primer sábado después de los solsticios de verano e invierno. El 22 de diciembre pasado miles de pedófilos en todo el mundo se regalaron vía internet material pornográfico infantil en la undécima vez que los pedófilos celebraban su día; incluso hay lugares en los que se dejan en espacios públicos velas azules con notas anónimas que explican las razones que los llevan a ser pedófilos. Durante los meses de mayo, junio y diciembre las cifras de circulación de material pornográfico infantil en la red aumentan de forma vertiginosa a nivel mundial.

Aunque el abuso sexual infantil está considerado por el Estatuto de Roma (2002) como tortura y está perseguido por la Convención de los Derechos del Niño de Montevideo (1989) y los pactos de Yokohama, Estocolmo y Río de Janeiro, aún existen lugares en el mundo donde la pedofilia es legal y partidos políticos que plantean la pedofilia como derecho humano.

No existe un claro perfil de pedófilo, aunque en muchos de los casos coincide que son personas más bien introvertidas y que realizan algún trabajo en el que puedan relacionarse fácilmente con menores de edad. Eso debió pensar Rafael Prado, un hombre de 41 años y con una vida aparentemente normal. Trabajaba para el Samur Social de la Comunidad de Madrid. Casado, con un hijo y otro en camino, Prado organizaba además campamentos juveniles donde aprovechaba para grabar a los niños en las duchas y abusaba sexualmente de algunos de ellos. Ninguna de sus víctimas confesó nada hasta que el pasado mes de noviembre su propia esposa encontró por casualidad todo el material pornográfico y lo denunció a la policía. También debió pensar que era más fácil abusar de menores estando cerca de ellos Fernando Torres Baena, que utilizó su academia de karate en Las Palmas de Gran Canaria para abusar sexualmente de niños y niñas durante 25 años. Ninguna víctima le denunció durante todo ese tiempo.

Además de casos mediáticamente conocidos, miles de vídeos y fotografías pornográficas en las que niñas y niños son protagonistas campan a sus anchas en todo el mundo a través de internet.

A principios de diciembre la Operación Internacional “Espada” contra la pornografía infantil permitió la detención de 28 personas y la imputación de otras 10 en España y permitió rescatar a 19 menores en Madrid y Alicante. El entramado empresarial, dedicado a la venta de vídeos con abusos a niños y niñas estaba ubicado en Toronto (Canadá) y generaba ganancias de 1,6 millones de dólares anuales desde 2004.

Koben, Astillas, Mandarina, Akai, Litoral, Adriano, Bambi,… Todos estos nombres son de operaciones policiales llevadas a cabo en España en el 2012 y que han permitido la detención de al menos 204 personas y la imputación de otras 77 en las 24 operaciones realizadas contra la pornografía infantil en internet.

La inmensa mayoría de las personas detenidas, en muchas operaciones la totalidad, son hombres.

Durante el mes de mayo de este año la “Operación Orión” a nivel internacional permitió la detención de un número no determinado de españoles (en total se detuvo a 190 personas en el mundo y se rescataron 18 niños). La red desmantelada tenía su base en Estados Unidos y conexiones en Gran Bretaña, Filipinas, Argentina y España. Se requisaron imágenes de contenido sexual con niños y niñas incluso menores de cinco años. Un mes después se desmanteló otra red, también con base en Estados Unidos, mediante la Operación Bulldog. La red tenía conexiones con varios países de Europa.

Aunque las víctimas de estos delitos son niños y niñas, un informe de la psicóloga Ethel Quayle (Universidad de Edimburgo) presentado en el Grupo de Trabajo Virtual Global (GTVG) de la ONU en Abu Dabi señala que la mayoría de víctimas de abusos por internet son niñas. El mismo informe apunta a que el mayor control a las páginas web de contenido pornográfico infantil ha permitido que pueda ya hablarse de que los delitos comienzan a reducirse. Sin embargo en la I Conferencia Internacional sobre Explotación Sexual, celebrada en Madrid en 2007, se auguraba que en un lapso de tiempo de entre cinco y siete años se hablaría en España de cifras alarmantes de pederastia debido al aumento registrado de delincuentes que viajan para abusar de niños y niñas, diferente del llamado turismo sexual.

Estados Unidos es el país que más pornografía infantil en red consume. Le siguen por este orden España y México, según el último informe conocido realizado por fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado español y la Fundación Alia2. El tráfico de pornografía infantil de Estados Unidos, España y México supone el 80% del total mundial según dicho informe, que no obstante ha sido rebatido incluso por parte de la policía: “no sé de dónde sacan esos datos, pero no es verdad que en este tipo de delitos estemos a la altura de Estados Unidos o México, sino que estamos en la media de los países de nuestro entorno como Francia o Alemania”, señala el Inspector Jefe de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, Enrique Rodríguez.

Muchos padres y madres se preguntan cómo proteger a sus hijas e hijos de ser captados por algún pedófilo. Una de las recomendaciones es enseñar a la menor o al menor a navegar sin tener que dar datos personales a nadie. También es deseable que los equipos informáticos desde donde navegan las niñas y niños estén a la vista de la familia con el objetivo de que no pueda llevarse el equipo a su habitación. Muchos padres optan además por instalar un filtro de contenidos. Miguel Comín (director de la Fundación Alia2) cree que “el mejor filtro parental es la educación que damos a nuestros hijos/as”. Para evitar este tipo de situaciones, dice Comín, los progenitores “deben educar a sus hijos/as para poder protegerles en caso de que se vean involucrados en un asunto de pederastia. Deben también hacer ver al hijo o hija que puede acudir a sus padres en caso de que se vea involucrada/o en un caso de pederastia”.

La organización Pantallas Amigas comienza a hablar del grooming en internet: se puede hablar de grooming cuando se produce un acecho sexual donde previamente ha habido una estrategia de acercamiento, de engatusamiento, con el fin de ganarse la confianza del menor por parte del depredador sexual para así obtener ese elemento de fuerza con el que iniciar el chantaje. No obstante, según advierten, no siempre se dan estos pasos, sino que muchas veces quien acecha lo hace robando informaciones o imágenes al usuario o usuaria por la fuerza o valiéndose de terceras personas u otros medios. El decálogo de la organización para estos casos es el siguiente:

Decálogo para casos de grooming y reportaje completo aquí