MX: Carta de Denisse Dresser a Elba Esther: Tiempo de irte

Es momento de decir las cosas como son y es momento de que esta tirana de la educación se vaya de una vez por todas

Hace unos días, Elba Esther Gordillo fue reelegida como líder del  Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), cargo que ocupa desde 1989. Como quien no quiere dejar de mamar el pecho de su (ahora) escuálida madre, como un dictador que se rehúsa a dejar el poder a como de lugar, Elba Esther nos ha dejado claro a todos que su compromiso no es con la educación en México, sino con ella misma, narcisismo que mata poco a poco el sueño de superación de todos los mexicanos.

El triunfo de Elba Esther es uno que duele, y duele mucho, porque nos anticipa que durante 6 años más podemos tener por seguro que no sólo se velará porque el pueblo mexicano se mantenga ignorante, sino que además se hará todo lo posible por engañarlo y hacerle creer que entregar una mochila con un lápiz mirado #2 es un gran avance.

Maestros que reprueban exámenes de Matemáticas, Civismo, Español/Ortografía, maestros que cobran sueldos completos y deciden hacer huelga por meses privando a los niños mexicanos de la educación… todos ellos se escudan debajo de la falda de matrona de esta líder sindical que es lo más cercano a un tirano con piel de dinosaurio. Los demás, los que sí están comprometidos, son los menos y hacen lo que pueden con lo poco que tienen.

Ella misma condena a las mujeres que quieren estudiar y trabajar; les echa la culpa del deterioro del país – no a su sistema podrido; no: a las madres que TIENEN que trabajar para poder sustentar a sus hijos, a las mujeres que QUIEREN estudiar para superarse profesional y personalmente. A ellas les tira la papa caliente esta líder retrógrada.

A ella, a esta mujer que no se cansa de escupirle en la cara a México y al futuro del país y sus propios niños, la reconocida periodista Denise Dresser le escribió una carta (publicada en Proceso) que es tan sólo una muestra de la indignación que el “trabajo” que alguien como Elba Esther siembra en todos los que queremos un mejor mañana.

“Elba Esther: Tiempo de irte”

¿Qué se siente ser la mujer más odiada de México?

¿Cómo duermes en las noches sabiendo que eres responsable, en gran medida, del estado deplorable de la educación?

¿Qué opinas de que Enrique Peña Nieto, en su gira por América Latina, haya dicho que el Estado retomaría la rectoría en la educación? ¿Eso significa que en lugar de pactar contigo te enfrentará? ¿Empiezas a escuchar pasos en la azotea?

¿No crees que ya llegó la hora de renovar el liderazgo en el SNTE? ¿No será que el tuyo ya ha llegado a su fin por maloliente?

¿Por qué nunca hablas de la evaluación magisterial o la democracia sindical o la profesionalización docente?

¿Cómo justificas que una camarilla que domina al SNTE ha colonizado al gobierno encargado de la educación, en particular el área de instrucción básica?

¿Cómo explicas lo que la ONG Mexicanos Primero llama la “colonización del sistema”, donde los funcionarios públicos –controlados por el SNTE– privilegian los intereses del sindicato por encima de los alumnos?

¿Con qué objetivo ha capturado el sindicato las subsecretarías, las direcciones generales de la SEP, las secretarías de Educación de los estados?

¿Cómo explicas que de 100 niños que se inscriben en primaria sólo 15 terminan la licenciatura 16 años después?

¿A qué le atribuyes que una caravana de maestros disidentes recorra el país?

Has escrito recientemente que requerimos “recuperar la confianza en la política y en el gobierno”. Para que eso ocurriera, ¿no sería indispensable que tú te retiraras de ella?

¿No crees que eres una carga política muy pesada para el próximo gobierno?

¿Por qué caracterizas el ingreso de las mujeres a la fuerza de trabajo como un “abandono de la madre en la formación de los hijos”? ¿Tú “abandonaste” a tus hijas por trabajar en el sindicato?

¿Por qué responsabilizas a las mujeres que trabajan del “deterioro de la sociedad toda”. ¿No es una actitud retrógrada, basada en la ignorancia de la realidad del país?

Tu ataque reciente a las mujeres trabajadoras ¿no es un intento por negar la responsabilidad del sindicato que controlas en el deterioro de la educación?

Argumentas que “ante el alejamiento de los padres de familia de la educación de los hijos, han sido los maestros quienes han sostenido el esfuerzo educativo y, por lo tanto, es a ellos a quienes se debe que no se haya derrumbado el nivel educativo de los mexicanos”. ¿Pero no es cierto que ese nivel se ha derrumbado y que muchos maestros poco preparados y que no han sido evaluados son corresponsables de esa situación?

¿Por qué colocas la culpa del desastre educativo sobre los hombros de las madres, cuando los malos resultados tienen que ver con decisiones equivocadas de política pública y complicidad electoral?

¿A quién más intentarás –injustamente– responsabilizar de las penurias del sistema educativo, del cual tú eres una parte central?

¿No estás usando a los maestros como escudo para protegerte de lo que es en realidad una crítica extendida a tu control del sindicato?

¿No es tu ataque a las mujeres una coartada fácil que busca trasladar la atención de donde debería estar: en el sindicato y sus prácticas cuestionables, como lo son vender, heredar o intercambiar una plaza de maestro por favores sexuales?

¿Cómo explicas que tu yerno, el exsubsecretario de Educación Básica, haya usado la Red Multipropósito que empujó en la SEP como un vehículo para hacer negocios? ¿Cómo explicas que quiso aprovecharse de los recursos que el Estado había destinado a la conectividad?

¿Moviste la sede del Sexto Congreso Nacional del SNTE de Rosarito a Cancún precisamente para evitar las movilizaciones planeadas en tu contra?

¿Cómo explicas el reproche social en contra de ti y de la cúpula del sindicato?

¿No será porque la cúpula del SNTE bloqueó la Evaluación Universal de maestros, y por ello sólo tres de cada 10 maestros se presentaron al examen?

¿Cómo reaccionas ante la recolección de miles de firmas a lo largo del país demandando que el Poder Legislativo y el Ejecutivo federal dejen de pagar el salario de los maestros que realizan actividades sindicales y cobran como docentes?

¿No crees que ya ha llegado la hora de eliminar la retención automática de cuotas sindicales, permitir la libre sindicalización de los maestros y fomentar la carrera docente con parámetros académicos?

Argumentas que los llamados “poderes fácticos” han lanzado una campaña mediática en tu contra. ¿No eres tú uno de esos poderes que están retrasando la modernización del país?

Dices que los cambios necesarios en la educación no se lograrán sin los maestros. ¿Pero no es cierto que tú llevas más de tres décadas aprovechándote de sus cuotas sindicales?

¿Por qué afirmas que el sindicato promovió la Evaluación Universal de los maestros, cuando se ha dedicado a sabotearla?

¿Cómo explicas que –según un estudio de la OCDE– México gasta más en maestros y menos en alumnos? Cómo explicas que el gobierno mexicano invierte nueve de cada 10 pesos del presupuesto educativo en la nómina magisterial? ¿Cómo explicas que el gasto por alumno es el más bajo de los países que integran la OCDE?

¿No es cierto que la Alianza por la Calidad de la Educación ha sido obstaculizada a cada paso por el SNTE?

¿Cómo respondes al planteamiento de Jacqueline Peschard, presidenta del IFAI, en cuanto a que los sindicatos que reciben recursos públicos –como el SNTE– sean sujetos obligatorios de la ley de transparencia?

¿Por qué crees que mereces ser líder vitalicia del SNTE?

¿Cómo justificas la vida suntuosa que llevas con un sueldo que –según el SNTE– es de 71 mil pesos por nómina?

Has dicho que siempre has creído que “todos tenemos tiempo para cumplir nuestras misiones”. ¿No has cumplido ya con la tuya, que fue subordinar la educación a los pactos políticos con el gobierno en turno?

¿No es cierto que te encuentras en tu peor momento, cuestionada por una multiplicidad de organismos sociales que se dedican no sólo al tema educativo, sino también por aquellos interesados en la transparencia y en la rendición de cuentas? ¿No ha llegado el momento de irte?