Urrutia y Anastassiou: El terror de los conservadores por la liberación homosexual

Este no es más que un muy buen signo de que algo estamos haciendo todas las minorías, aunque no quieran escucharnos y nos eviten ya comienzan a creer en nuestro éxito por conseguir respeto y eso es lo que les asusta.

Estamos en medio de una gran polémica por diversos dichos de un par de conservadores contra la homosexualidad. Como siempre las redes sociales han explotado en opiniones a favor y en contra de las declaraciones del diputado UDI Ignacio Urrutia e Ismini Anastassiou -directora de la ONG Isfem-.

Recordemos que en 1700 quienes practicaran sodomía eran condenados a muerte en EEUU y recién en la década del 70 los homosexuales pudieron organizarse y agruparse a nivel mundial para obtener garantías y el respeto de sus derechos como seres humanos. Y bueno de eso ya han pasado varias décadas sin embargo, para algunas personas no ha sido suficiente discriminación y a estas alturas de la humanidad continúan incitando al odio y la descalificación.

Hoy la discusión ha estado centrada en el comentario del diputado UDI que dijo que si homosexuales son aceptados en el ejército chileno “seremos invadidos por Perú y Bolivia y nos volarán la raja” y también por las palabras de Anastassiou quien al parecer conoce muy bien la vida de los gays a tal punto que puede asegurar que ellos tienen una vida “triste”.

Y podemos continuar citando a estos dos personajes y sorprendiéndonos. “Las Fuerzas Armadas tienen que velar por la soberanía de nuestro país y el día que nos llenemos de homosexuales en las Fuerzas Armadas lo que va a ocurrir es que nos van a invadir cualquier país con una facilidad gigantesca”, dijo el diputado Urrutia subestimando las capacidades de reacción y táctica de los homosexuales. Mientras tanto la directora de la ONG Isfem argumentaba en un seminario realizado ayer en la Universidad Católica de Chile que la homosexualidad se puede curar mediante terapias reparativas. A pesar de que esto fue totalmente refutado por el propio siquiatra Robert Spitzer, el mismo que hace 10 años generó la teoría por la que hoy pide perdón y asevera que fue una aberración exponer a homosexuales a este tratamiento.

Creo que el momento que estamos viviendo hoy en día en Chile es el mismo que a principio de los 70 experimentaron los norteamericanos en San Francisco cuando lograron que Harvey Milk fuera electo supervisor de la ciudad, pero lamentablemente también el mismo que encontró los cuerpos asesinados de Milk y el alcalde George Moscone en 1978, me imagino que no es la idea que esta historia se repita acá. . Estamos sin duda en un momento decisivo para nuestro país en términos de tolerancia y lucha por el respeto a los derechos humanos lo que siempre se ha traducido en el empoderamiento de los ciudadanos. Somos muchos los que ya no queremos seguir actuando como vasallos de la clase política, criticamos su actuar y exigimos respeto. Debido a esto existe una sobrerreacción extrema por mantener los cánones y costumbres sociales clásicas a las que están acostumbrados ciertos grupos sociales.

Lo importante es tener en cuenta y no olvidar sus palabras y acusaciones ya que serán estos personajes los que nos ayudarán a empoderarnos. Yo me uno a la causa homosexual porque me interesa aportar a una sociedad más respetuosa de los derechos de cada individuo y porque creo en el amor.

Entonces, de verdad creo que el terror que sienten los conservadores por la liberación homosexual, de la mujer, de los estudiantes, los ambientalistas, entre otros no es nada más que un muy buen signo de que algo estamos haciendo todas las minorías, aunque no quieran escucharnos y nos eviten ya comienzan a creer en nuestro éxito por conseguir respeto y eso es lo que les asusta.