Diputados aprueban despenalización del aborto en Uruguay

Uruguay podría convertirse en el segundo país latinoamericano, después de Cuba, en permitir esta medida.

Luego de una intensa negociación entre partidos, la Cámara de Diputados de Uruguay aprobó ayer martes un proyecto que legalizaría el aborto en Uruguay hasta las 12 semanas de embarazo.

Una propuesta de ley pionera en Latinoamérica, ya que a excepción de Cuba, ningún país ha planteado el aborto como un derecho legal de todas las mujeres y a realizarse en el primer trimestre del embarazo.

Fue una intensa y dividida votación que terminó en 50-49, luego que varios congresistas en ambas partes del debate dijesen que no podían con la conciencia tranquila seguir a sus partidos, y permitieron que substitutos votasen en su lugar.

Ante esto, el presidente José Mujica dice respaldarà la ley si el Senado la aprueba.

El proyecto de ley en su segundo artículo dice que: “La interrupción del embarazo no será penalizada… para el caso que la mujer cumpla voluntariamente con los requisitos que se establecen en los artículos siguientes y se realice antes de las doce semanas de gravidez”.

Es decir, cuando una mujer indique al médico que quiere abortar, éste la derivará a un equipo interdisciplinario, integrado por al menos tres profesionales -un ginecólogo, un psicólogo y un asistente social- que deberá informarle los riesgos y las alternativas al aborto, incluyendo los programas de apoyo a la maternidad y la posibilidad de entregar a su hijo en adopción.

“Es importante que la mujer que decida hacerse un aborto participe de una instancia donde se la informe, se le expliquen las opciones incluyendo las alternativas y sea libre de elegir”, dijo el diputado Iván Posada del Partido Independiente.

En este sentido Uruguay  podría convertirse  en el segundo país de América Latina después de Cuba en legalizar el aborto. En Argentina y Colombia sólo está permitido cuando la vida de la madre está en riesgo o el embarazo fue producto de una violación. En Colombia, además, está autorizado en caso de malformación probada del feto y en Ciudad de México es legal dentro de las primeras 12 semanas de gestación.

El proyecto uruguayo tambièn contempla el aborto fuera del plazo establecido en caso de violación, de riesgo para la madre o de malformaciones fetales graves.

“El proyecto tiene como objetivo disminuir el número de abortos en el país”, indicó Posada, fundamentando su iniciativa en que actualmente se habla de 30.000 abortos ilegales al año, “una cifra hipotética, pero sea el número que sea es realmente dramático para un país donde anualmente nacen 47.000 niños”, explicó.

El voto de Posada fue fundamental para que el partido de gobierno lograse los 50 que precisa en la cámara baja para la aprobación.

Además, la nueva ley garantizaría al personal de salud podrá su “objeción de conciencia” y de este modo, no participar de abortos si no está de acuerdo con ellos por motivos éticos. Por su parte, las instituciones de salud privada que tengan “objeciones de ideario” contra el aborto, podrán derivar a las mujeres a otros centros.

El proyecto determina que sólo podrán practicarse un aborto “las ciudadanas uruguayas” o “las extranjeras que acrediten fehacientemente su residencia” en Uruguay por al menos un año.

“Es una solución para quienes viven aquí, no que Uruguay se constituya en un lugar para que venga gente de otros países a (realizarse) esta práctica”, explicó Posada.

La diputada oficialista Daisy Tourné defendió el texto en su intervención ante la cámara, afirmando que es un derecho “de las mujeres” el de disponer de su cuerpo y decidir abortar un embarazo.

Según un estudio de la consultora privada Cifra, el 51% de los uruguayos está a favor de que se despenalice el aborto y 34% está en contra.

Entre el último porcentaje se encuentra Juan Pablo Tosar, un bioquímico de 26 años miembro del Espacio Joven Vida Más, quien crítico la iniciativa señalando que: “Este tipo de proyectos no ayuda a que valoremos la vida de todos los seres humanos….  Hay muchas mujeres embarazadas desamparadas y sólo se les brinda la posibilidad de abortar, manteniendo su situación”.

En tanto, las organizaciones a favor de la legalización están disconformes con el proyecto, al que consideraron “insuficiente”. “Esta no es la ley por la que hemos luchado por más de 25 años”, dijo Marta Aguñin, dirigente de la organización no gubernamental Mujer y Salud en Uruguay.

“Las mujeres tendrán que comparecer ante un tribunal de expertos para dar explicaciones… Es casi imposible cumplir los plazos pautados, concretar todo antes de las 12 semanas de embarazo, y si se pasa el plazo, hay mujeres que no van a tener más remedio que recurrir a otra forma y eso será delito”, sostuvo Aguñin .

La organización, autodefinida como feminista, protagonizó un acto de frente al Parlamento, donde 24 activistas —la mitad de ellas desnudas— hicieron una ronda y gritaron “Ellos deciden y nosotras ponemos el cuerpo”.

Una de las protagonistas del acto, Valeria Miños, de 29 años, declaró que consideran “muy importante que se despenalice” el aborto. “Tenemos derecho a decidir sobre nuestros cuerpos”.

Mientras que  la ginecóloga Marie González, docente de Bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, consideró “nefasto” el proyecto. “El embrión-feto es un ser humano, y como tal tiene derechos, como el derecho humano a vivir”, afirmó.

Y tú ¿Qué opinas de lo que esté ocurriendo en Uruguay?

Fuente: “Uruguay: Diputados aprueban ley de aborto” (La Segunda)