México: 10 datos importantes de la guía actualizada de la OMS sobre aborto seguro

Aborto a precios razonables, administración de medicamentos para el manejo del dolor y educación sexual deben ser parte esencial de los servicios de aborto ofrecidos por los países

La segunda edición de Aborto seguro: guía técnica y de políticas para Sistemas de Salud publicada por la Organización Mundial de la Salud contiene orientación basada en evidencia sobre servicios de aborto en un marco de derechos humanos y salud pública para garantizar la seguridad de las mujeres que desean interrumpir su embarazo, algo que en el Distrito Federal es legal desde hace 5 años. 

Además, tiene nuevos y recientes datos sobre la magnitud del aborto inseguro por región y el impacto de las restricciones jurídicas en el aborto inseguro, especialmente en las mujeres jóvenes y adolescentes, algo que los estados y países que aún persiguen a las mujeres por el crimen de aborto deberían de considerar antes de castigarlas con todo el peso de la ley.

En mayo pasado se celebró el Latvia una reunión de la OMS donde se tocó el tema del aborto seguro y Zsuzsanna Jakab, directora regional de la OMS para Europa, compartió sabias palabras: “El embarazo no intencional debería ser raro y los servicios de aborto seguros y accesibles. La OMS continuará apoyando a los países en la revisión de sus políticas y el mejoramiento de la calidad de los servicios para evitar embarazos no intencionales y aborto inseguro, así como para tratar la desigualdad en salud”. De ahí la creación de esta nueva guía que busca educar a los países y trabajadores de la salud para garantizar abortos realmente seguros y la reducción de la discriminación de mujeres que deseen interrumpir su embarazo.

Con información difundida por Ipas, una organización internacional no gubernamental dedicada a eliminar las muertes y discapacidades evitables atribuibles al aborto inseguro, compartimos con ustedes los lineamientos más importantes con recomendaciones detalladas y las mejores prácticas  que debe conocer cada profesional que trabaja en servicios relacionados con el aborto:

  • Los gobiernos tienen la responsabilidad de garantizar acceso a servicios de aborto seguro como parte de su compromiso de cumplir con sus obligaciones referentes a los derechos humanos internacionales.
  • Se deben ampliar los servicios de aborto seguro a precios razonables, de manera que estén disponibles a todas las mujeres al máximo grado permitido por la ley y en el primer nivel de atención.
  • Las normas y pautas nacionales referentes a los servicios de aborto seguro deben basarse en evidencia y el contenido de la capacitación debe cumplir con las normas y pautas actualizadas.
  • En la prestación de servicios es muy importante respetar la decisión que tome la mujer respecto al método de aborto que elija de entre los diferentes métodos seguros y eficaces; incluso los sistemas de salud con la mayor escasez de recursos deberían poder ofrecer el método con medicamentos y aspiración endouterina.
  • A todas las mujeres se les debe ofrecer de rutina medicamentos para el manejo del dolor, tanto para el método de aborto con medicamentos como para los métodos quirúrgicos.
  • Proveer información y servicios de anticoncepción es una parte esencial de los servicios de aborto.
  • Se recomienda administrar antibióticos profilácticos para el aborto quirúrgico; sin embargo, si no se dispone de estos, aun así se puede efectuar el procedimiento de aborto.
  • No es necesario realizar pruebas de laboratorio de rutina y exploración de rutina por ultrasonido o ecografía antes del aborto ni programar citas de control después de un aborto sin complicaciones, ya sea quirúrgico o inducido con mifepristona seguida de misoprostol.
  • Para garantizar servicios de aborto de buena calidad se requiere supervisión continua, garantía de la calidad y monitoreo y evaluación.
  • Los costos de agregar servicios de aborto seguro a los demás servicios de salud probablemente sean bajos, en comparación con los costos en los que incurre el sistema de salud para tratar las complicaciones del aborto inseguro.