Un mal tatuaje también es para toda la vida

Una de las mujeres estadounidenses que cargó la Antorcha Olímpica en Londres quiso recordar el evento para siempre pero el plan no salió como esperaba

Lo único más importante después de decidir qué tatuarse, es decidir quién hará el trabajo. A diferencia de cambiar de estilista, algo que puede costarte un mal corte de cabello o tener que ir a otro salón de belleza a “reparar” los daños, un tatuaje es algo un poco más complicado de corregir en caso de que las cosas salgan mal.

Por eso es importante preguntarle a alguien de confianza, que tenga un tatuaje de preferencia, si tiene alguna recomendación o artista favorito que pueda garantizar, de alguna forma, que te sentirás satisfecha con su trabajo. Sin embargo, ni siquiera eso es una garantía total.

Eso ya lo sabe Terri Peterson, una mujer de Atlanta, Georgia, que tuvo la oportunidad de llevar la Antorcha Olímpica en Londres 2012 – un verdadero honor – y quiso recordar para siempre la hazaña con un tatuaje. Fue con una amiga a un salón de tatuajes para inmortalizar la experiencia, con todo y el diseño perfecto, y estaba a punto de lograr hacer de su primer tatuaje toda una experiencia.

El problema es que no contaba con que el artista tatuador tuviera un problemita de dislexia (¿o tal vez mera distracción?), lo que se tradujo en un tatuaje con una leyenda mal escrita. En lugar de “Olympic Torch Bearer”, el artista escribió “OYLMPIC Torch Bearer”. Oh, decepción, ¿tal difícil era prestar un poquito más de atención?

Sin embargo, Terri no se molestó cuando descubrió que le habían escrito “Oylimpic” e inclusó declinó la oferta del artista de tratar de arreglarle el diseño ¿Su justificación? “Los Oylimpicos son únicos, como yo”

¿Tú qué hubieses hecho?