Descubren que dos o tres copitas no le hacen daño al feto ni al futuro del niño

Con menos de ocho tragos el desarrollo neurológico no sufría cambios y las madres que bebieron aún más copas tuvieron hijos con un desarrollo levemente inferior.

A las embarazadas jamás les sirven vino en la cena, porque existe el mito popular de que esto podría causar daños al feto o influir en el desarrollo intelectual del niño una vez que crezca. Lo cierto es que esto no es tan así y si bien, lógicamente, el exceso de alcohol es malo para el feto, esto no quiere decir que un par de copitas a la semana cause un daño a la criatura. Así lo demostró un nuevo estudio europeo.

Una investigación en Dinamarca midió el coeficiente intelectual y la capacidad de atención de varios niños de 5 años cuyas madres bebieron alcohol en demasía, otras en forma moderada y otras que consumieron muy poco o casi nada de alcohol durante en embarazo.

Según una tabla de la investigación las madres que bebían poco estaban en el rango de una  a cuatro copas de bajo grado alcohólico en la semana, las que consumían de forma moderada de cinco a ocho y las que se excedían llegaban hasta a más de cinco copas pero bebidas todas de una vez, lo cual si que no es recomendable.

pregnant373x550.jpg

Los resultados arrojaron que los niños de madres que bebieron de forma moderada durante los primeros meses del embarazo no tenían un desarrollo intelectual  inferior en comparación a los hijos de madres que no acostumbraban a beber cuando estuvieron encinta. Con menos de ocho tragos el desarrollo neurológico no sufría cambios y las madres que bebieron aún más alcohol tuvieron hijos con un desarrollo levemente inferior, aunque casi imperceptible. Sin embargo, aquellas progenitoras  que se emborracharon, pero en repetidas ocasiones, si tuvieron hijos con mayores problemas de concentración y con riesgo de un menor coeficiente intelectual.

Hasta los ginecólogos recomiendan a sus pacientes a consumir, sin miedo, una copita de vino o algún trago dos vez por semana sin preocupaciones y aunque el nuevo estudio dice que incluso más de eso tampoco provoca efectos negativos,  es mejor prevenir para una mayor tranquilidad.

Cuidado con el alcohol en el embarazo, pero no exageres con las prohibiciones, recuerda lo maravilloso y sabio que es nuestro cuerpo.

Fuente: More evidence that a drink (or two) won’t hurt your unborn baby (IO9)