El lamentable “Gracias Sara” que revolucionó Twitter

¿A cuántos relatores hombres de su desagrado lo han convertido en tendencia a base de burlas e insultos?

Mientras las selecciones de fútbol de Croacia y España, disputaban en la primera fase de la Eurocopa 2012, Sara Carbonero, una de las pocas mujeres comentaristas en esta disciplina, se convirtió en tendencia a través de la red social Twitter con el hashtag “Gracias Sara”, desde entonces los comentarios en 140 caracteres para referirse a la periodista, han continuado, y no precisamente, con el fin de agradecer.

¿El motivo? El generalizado y sencillo placer que genera entre los tuiteros “el chaqueteo”; en este caso insultar y burlarse de su cobertura en el campo de juego. ¿Por qué, realmente lo hace mal?´Yo, no lo creo.

En estas artes, hay que reconocer que el ingenio es bastante admirable y que si le bajáramos absolutamente el perfil al hecho, podríamos encontrarnos con alguno que otro comentario iluminado.

Sin embargo, con fuerza de insultos, no es el caso y aquí se está vulnerando por hombres y mujeres, el trabajo de una mujer profesional y jugada, que más allá de poder o no alcanzar la experticie de un reconocidísimo relator hombre, está abriendo literalmente el campo a la participación femenina, en el que generalmente las mujeres nos sentimos segregadas ¿Y qué hacemos?:

graciassara.jpg

A éste se suman otros mensajes como los publicados por @salvajeo, haciendo un juego de palabras. “Sara, cuéntanos cómo salen los jugadores de España al terreno de juego. -Caminando”, o acerca del estado de ánimo de los españoles. “¿Cuál es el estado de nuestros jugadores? -Hey there! I’m using Whatsapp”. ¿Ingenioso? demás, pero absolutamente innecesario, sin un fundamento más evidente que el hecho de ser mujer  o me pueden decir ¿A cuántos relatores hombres de su desagrado lo han convertido en tendencia a base de burlas e insultos?

No soy la única que piensa que se trata de un infantil e hiriente sexismo, el destacado periodista español, Ramón Trecet, también lo cree así y salió en su defensa, asegurando que lo que está sufriendo la periodista es “un machismo repugnante”.

Si ustedes no lo creen así, respetable, pero que yo sepa, así no son las cosas del fútbol.