Padres que odian a tus parejas

Muchas veces cometemos el error de contar cosas de más.

Justin Timberlake es el enemigo público número uno en casa de sus suegros. Su reciente compromiso con Jessica Biel ha provocado que la familia de ella haya empezado una campaña contra el joven que ha terminado por llegar a la prensa.

“Justin lo ha intentado todo con la familia de Biel, regalos, viajes e incluso un trabajo para su hermano pero lo único que ha hecho es recibir lo mismo pero en la cara. La propia Jessica le ha pedido a Justin que tenga paciencia ya que ella confía en él”, según contó una fuente cercana.

Y es que la familia de Jessica no le perdona que el año pasado Justin cortara con ella y comenzara poco después un romance con Mila Kunis. Tras cuatro años de confianza la perdieron totalmente y esto provocó que las malas relaciones comenzaran. Claramente todo esto se supo a través de la prensa, pero si trasladamos esto a la vida real, es algo que comúnmente ocurre.

Cuando una está enojada con la pareja o termina con ésta, muchas veces la mejor opción no es descargarse tanto con la familia, ya que muchas veces ellos sufren más que uno. A mí me pasó así. Hubo un tiempo que hablé mucho de una ex pareja que tuve. Me descargué con mis padres, ellos me vieron llorar e incluso tener problemas es mis actividades rutinarias debido a esa pena de amor.

Sin embargo, tiempo después volví con ese novio y mis padres no lo querían ni ver. Y es que ellos no entendían que había solucionado nuestros problemas y que todo lo anterior había sido parte de un proceso. Al contrario, mis amigas comprendían dicho proceso, y no tuvieron problemas en volver a recibirlo, pero en casa no ocurrió lo mismo.

Pasaron varios meses para que mi pareja pudiera entrar nuevamente a compartir con los míos. POr lo general, no soy partidaria de “los padres amigos”.

A veces es mejor medir las palabras y no escupir al cielo. Además, muchas veces tus amigas comprender mejor, ¿no creen? ¿Has pasado por algo así?