Muere una mujer por culpa de su adicción al refresco de cola

Según varios estudios, los refrescos de cola tienen sustancias que pueden generar adicción ¿Crees que deberían poner una advertencia en sus envases?

De lo bueno, poco. Y aunque no a todos les guste ese refrán, existe por una razón; que probablemente sea recordarle a las personas que por más rico que sea algo, siempre es bueno moderarse. Lo malo es que no todos aprenden.

Natasha Harris, una mujer de Nueva Zelanda de tan solo 30 años, murió por culpa de su adicción a la Coca-Cola. Según su esposo, Natasha bebía alrededor de 7 litros y medio de refresco al día además de fumar unos 30 cigarros y comer muy pobremente.

Madre de ocho, y con un hábito muy poco saludable, esta pobre mujer murió de un ataque cardíaco en el 2010, pero las investigaciones sobre su muerte aún continúan. El pasado jueves, un patólogo forense testificó que ella sufría de hipopotasemia, osea bajo potasio, causado muy probablemente por el consumo excesivo de Coca-Cola junto con una mala nutrición.

La marca respondió que “en cantidades excesivas, hasta el agua puede ser mortal” y se abstiene de hacer más comentarios o de tomar la responsabilidad de la muerte de esta mujer que era adicta a su producto. Pero, ¿es realmente culpa de la compañía que alguien no pueda controlar lo que consume? ¿debería especificar Coca-Cola que es una bebida altamente adictiva en su empaque?

Los refrescos de cola contienen una sustancia ‘potencialmente adictiva’, la cafeína, que consumida en módicas cantidades (20 mg.) es un estimulante del sistema nervioso que produce sensaciones agradables, pero si se ingiere en cantidades elevadas (400 a 600 mg.) puede provocar insomnio, taquicardia, dolores de cabeza y hasta ataques de ansiedad.

Además, está el ácido carbónico, considerado por la Asociación Mexicana de Estudios para la Defensa del Consumidor (AMEDEC), como un componente que genera adicción psicológica.

¿Qué opinas?

 

Fuente: Milenio