#YoNoDenuncié, un hashtag que revela el dolor de las víctimas de abuso

Y es que Twitter no sirve solamente para enterarse de lo último que ocurre en el mundo, sino también como una plataforma de expresión

Recuerdo que cuando recién lanzaron Twitter nadie entendía muy bien cómo iba a funcionar eso de comunicarse con oraciones de no más de 140 caracteres. A la fecha, aún mucha gente no entiende el punto de este tipo de comunicación en tiempo real; y siendo honesta, creo que nadie podría definir muy bien para qué sirve, ya que cada usuario que decide unirse a la red social le da un uso muy diferente.

Desde anunciar su estado de ánimo actual, compartir fotografías o links interesantes, ponerse de acuerdo para ir a algún lugar o plasmar de manera breve algún pensamiento, ideología, posición u opinión, los mil y un usos de Twitter varían dramáticamente de persona a persona.

Los Trending Topics, o temas calientes, nos dan una idea de cuáles son los temás más recurrentes tanto a nivel mundial como de una región en específico. Solo con revisarlos podemos enterarnos de lo que está en boca de todos y lo mejor (o peor en algunos casos), es que la información viaja de manera veloz y derriba las barreras del lenguaje cuando los #TT son traducidos o interpretados en diferentes idiomas.

¿Qué pasa, entonces, cuando a alguien se le ocurre hacer un hashtag que le da voz y rostro a las víctimas de experiencias violentas? Mujeres de todo el mundo confiesan las razones por las que no denunciaron un abuso o maltrato y sus testimonios, en forma de tuits, nos llueven encima como un balde de agua fría; como un llamado a hacer algo para combatir el miedo a hablar.

#IDidNotReport (#YoNoDenuncié) acabó siendo una fuente importante de información de las razones por las que una víctima decide no denunciar. Lo más alarmante es que la justificación más recurrente que daban las víctimas es porque temían que las autoridades no les creyeran.

“Había bebido demasiado y pensé que no me creerían”, “El que abusó de mí era un amigo”, y cientos de otros testimonios se unen ahora para formar un movimiento mundial que invita a las mujeres a no quedarse calladas. El fenómeno comenzó en Inglaterra y ahora se ha extendido a otros países, como Francia, que con su “Pas de Justice Pas de Paix” hace un fuerte llamado a las víctimas de maltrato y abuso.

¿Será que leer la historia de alguien más nos anime a compartir la nuestra o solo nos hará pensar, un poco más, en lo mal que está este mundo?