Inés Pérez, la mujer que no puede codearse con empleadas domésticas (Actualizado)

Conoce las declaraciones de una vecina del recinto el Algarrobal II en Chicureo, en la capital chilena. ¡Terrible!

Durante la mañana de hoy se dio a conocer a través de la red social Twitter, y posteriormente lo hizo el propio canal Chilevisión, la declaración completa que le fue tomada a Inés Pérez este fin de semana para realizar esta nota que causó gran polémica. En honor a la transparencia, acá se las dejamos:

“Tengo a mi nana que está conmigo hace un año, donde, de marzo a diciembre, todas las tardes sale con mi hija a andar en bicicleta, con o sin delantal. Sale a la avenida principal, sale por los pasajes, se junta con otros niños y otras empleadas y jamás ha recibido una discriminación, osea a ella jamás la han parado y le han dicho… “sabes tu andas con delantal o sin delantal, eres empleada y no puedes caminar”. Jamás. Acá la única obligación que tiene mi nana es que al ingresar a las 8:30 de la mañana y al retirarse a las 6 de la tarde lo tiene que hacer en un furgón. ¿Te imaginai acá en el condominio todas las nanas caminando para afuera, todos los obreros caminando por la calle, y tus hijos ahí en bicicleta?

¿Te imaginai tu en invierno con lluvia y con truenos, todas las nanas caminando por el condominio? Osea, más encima es un servicio gratis, que todo el condominio les estamos pagando y la gente no lo disfruta. Esa señora que está en la disputa, ella vive a una cuadra y media de la portería, y ella perfectamente podría entrar caminando, pero yo vivo acá casi al final… es media hora de mi casa a portería. Osea, ¿Te imaginay a mi nana en invierno con lluvia caminando todos los días? Es imposible, imposible”.

Hace un tiempo hemos estado hablando de los eventos de discriminación por los que han pasado algunas asesoras del hogar en el sector de Chicureo, al norte de Santiago, la capital chilena. He visto el debate de ha generado el tema tanto en la televisión, redes sociales e incluso en nuestro sitio.

En un principio comenté lo que ocurría en el Club de Golf de Chicureo, donde las empleadas no podían transitar por el condominio sin llevar su uniforme. Algunos comentaron que estaba bien que las nanas no tenían por qué bañarse en la hora de trabajo, lo cual se comprende, pero eso no tiene nada que ver con el tema de andar “identificable” para quienes trabajan ahí. A mi gusto, debería bastar con dar el nombre o que el socio del recinto se encargue de decir quiénes son sus invitados.

Por otro lado, lo que me pareció más terrible es lo que ocurre en el condominio el Algarrobal II, donde las empleadas domésticas o cualquier persona que preste un servicio a alguna casa de allí, debe sí o sí entrar en un vehículo para que no se topen con los propietarios. Algunos defendían el hecho al decir que al ser un condominio privado se requiere que haya poco flujo de personas, pero al ver las declaraciones de una de las vecinas, me di cuenta que el tema iba mucho más allá. La finalidad es que las empleadas o cualquier persona que preste un servicio y sea de otro estrato social, no se codee con los habitantes de ese sector.

De hecho Inés Pérez, dueña de una de las casas dijo “Acá la única obligación que tiene mi nana, es que al ingresar a las ocho y media de la mañana y el retirarse a las seis de la tarde, lo tiene que hacer en un furgón. Te imaginai’ aquí en el condominio todas las nanas caminando pa’ afuera, todos los obreros caminando por la calle y tus hijos ahí en bicicleta…”. La verdad es que me cuesta mucho creer que exista gente tan mal educada, arribista y discriminadora.

Aquí les dejo el video que ha sido visto por más 70 mil usuarios, donde su protagonista se ha ganado, incluso, el repudio internacional. En estos casos, me da vergüenza tener que decir que ella es chilena,  ¿qué opinan?