Desde Marte: Cinco mentiras que dicen las mujeres

Todos mienten. Eso dice Hugh Laurie cuando encarna al Doctor House en la serie homónima. No hay nadie que diga absolutamente la verdad todo el tiempo y, de existir, seguramente tiene un trastorno.

El punto es que muchas veces es complicado identificar cuándo una aseveración es cierta y cuándo es falsa. Sin embargo, gracias a la estadística podemos extraer algunas mentiras sempiternas que se repetirán hasta el final de los tiempos por parte de las mujeres. Mi top 5, a continuación.

5. Esa chica no es nada guapa

Esta afirmación es usada generalmente cuando aparece una verdadera diosa en el campo visual de una pareja. A mí me han llegado a decir que Angelina Jolie no es guapa, ni siquiera atractiva. Ni siquiera depende de si el hombre en cuestión se queda contemplando embobado a la mujer o si apenas le pone atención. Hay una cosa territorial y de pensamiento mágico en esto, al punto de creer que si lo repiten lo suficiente, Mary Elizabeth Winstead se volverá un monstruo de tres narices y cuatro ojos.

4. No me tardo

Originalmente este punto iba a ser “no me tardo en estar lista”, pero reconozcámoslo, al prepararse para una salida no es el único momento en el que es usada. Por ejemplo, cuando te piden que las recojas en su trabajo y estás en la puerta de entrada, llamas por el móvil y te sueltan ese “no me tardo”, puedes empezar a ponerte cómodo porque pasarán entre 15 y 45 minutos antes de que lleguen contigo, oh, sufrido compañero. Lo mismo aplica a cuando salen “por un minutito” al súper, a comprar unos jeans, a pasear al perro.

3. Ya estoy harta de los machos, lo que quiero es un hombre sensible que me haga reír

Hombres que leen esta columna, si se sentaron a ver la saga completa de Twilight con la chica que pretenden, además de ayudarle con algún problema laboral o académico y encima de eso le obsequiaron el libro que esperaba con ansias o le llevaron sopita de pollo cuando le dio una gripe marca The Walking Dead, déjenme decirles esto: se va a ir con el que la trata mal. No solo eso, va a pretender que todo lo que ustedes hicieron jamás sucedió, se “ofenderán” y, al final, cuando el macho man las deje por un modelo más reciente y de mejor carrocería, les llamará para contarles su pena. Cuando estén cerca de una chica que les guste y escuchen la imortal frase “desearía estar con un hombre sensible”, huyan. Están tendiendo una red para atrapar espécimenes para la muy temida Zona del Amigo.

2. Está bien si sales con tus amigos

“No. No está bien. No está bien de aquí al infinito ¿Por qué no quiere pasar el 100% del tiempo conmigo? Soy a-do-ra-ble. Quiero que esté aquí y me ayude a cambiar las luces del baño. O que me prepare de comer. No sabe cocinar, pero quiero que lo intente. Seguro se fue a ver pole dancing o le van a presentar a alguna mujer fácil”

Ese es el tren de pensamiento de una mujer justo después de que suelta la frase. Claro, cuando se le cumple el deseo y el mismo hombre le propone pasar todo el fin de semana juntos, lo primero que piensa es “ay, ay, ay, necesito MI espacio”.

1. Todo está bien

No. Nada está bien. Es más, todo es apocalíptico. Hombre que lees esta columna, ten miedo, ten mucho miedo. Cuando una mujer te dice que todo está bien es el momento de poner tu casa en orden y encomendarte a todos los santos, aunque no seas un tipo religioso. Cuando una mujer te dice que no hay problema, que se ha solucionado todo entre ambos, es cuando puedes estar seguro de que te está mintiendo directamente a la cara y de que, tarde o temprano, la pagarás. La pagarás estilo Chicago en la era de la Prohibición o estilo película snuff, pero la pagarás.