Chile: Otra historia de discriminación

Condominio de Santiago no permite que sus empleados entren a pie con el fin de evitar robos y dateos a los ladrones.

Nuevamente nos enfrentamos a otro hecho de discriminación ante las asesoras del hogar o “nanas” como las llamamos en Chile. Ahora denuncian que trabajadoras de casas particulares tienen prohibido circular por las veredas de un condominio en la misma comuna: Chicureo.

En el caso que conocimos anteriormente fue puesto en tela de juicio al club de Golf Brisas de Chicureo, ahora es el Condominio el Algarrobal 2, el que establece dentro de sus normas que los trabajadores, jardineros y trabajadoras de casa particular, no pueden entrar a pie a las dependencias. “la medida ha sido instaurada para evitar que las personas que laboran temporalmente en las casas, como nanas, jardineros y obreros, cometan robos o entreguen información relevante acerca de la privacidad de otros vecinos del condominio mientras se dirijan a la casa donde dicen trabajar“, dice textual el instructivo para los propietarios y arrendatarios.

Personalmente, me parece un acto de discriminación terrible y aún más vergonzoso de lo ya ocurrido en el Club de Golf. No es posible que exista un nivel tal elevado de prejuicio para pensar que por ser de un estrato socioeconómico inferior, se dé por sentado que pueden robar o datear a los ladrones, ni mucho menos asumir que son delincuentes por no tener auto para ingresar al recinto.

Para que sepan los dueños de ese condominio, les cuento que lo que ustedes están haciendo es ilegal, porque hace mucho tiempo que en Chile no se detiene por sospecha a alguien porque le parece extraño o no le da confianza. Por otro lado es una “determinación arbitraria, que atenta contra la presunción de inocencia que le asiste a toda persona”, según dijo la ONG Justa Causa a El Mostrador.

La ONG Justa Causa por medio de su abogado Nicolás Pavez Cuevas, presentará un recurso de protección en los próximos días, para dejar sin efecto la norma del condominio.

Ante los hechos, la comunidad El Algarrobal, dijo en su defensa que “son viviendas de muy alto costo y con bienes muebles de gran valor en su interior, los que son totalmente apetecidos o de interés de los delincuentes. Además, es de conocimiento público que el 90% de los delitos a la propiedad privada tienen su origen en datos o antecedentes o información proporcionados a los delincuentes por personal que ha laborado o labora en el inmueble o derechamente cuenta con la complicidad del personal”. Si es tal como lo dicen, espero que estos señores presentes dicho estudio, ya que no dan la fuente de dónde sacaron tal información que aseguran con tanta firmeza. Para lo cual deberían haber investigado dentro del mismo sector. Personalmente, dudo que lo tengan y me parece que solo están haciendo uso de su mente discriminadora y prejuiciosa.

Espero que quienes crearon la normativa sepan que constituye una grave vulneración a las garantías constitucionales de la igualdad ante la ley, derecho al trabajo y un acto evidente de discriminación.

¿Qué te parece esto?, ¿cómo es tu relación con quienes trabajan en tu casa?