Lo difícil que es ser una mujer árabe

Lo más terrible es que si ellas quieren divorciarse, solo el hombre puede concederlo. Si esto ocurre, la mujer pierde sus derechos, pero por fin son libres.

Actualmente es muy difícil ser mujer y más aún si eres árabe. las graves discriminaciones que sufren las mujeres en dichos países árabes y el gran crecimiento de situaciones violenta hacia ellas, hacen que el mundo ponga ojo en busca de rápidas soluciones.

Unas se enfrentan a la objeción de conciencia militar, otras a discriminaciones laborales, muchas a presiones religiosas o malos tratos. Además, las esposas de los ultra religiosos son  las que se llevan la peor parte al ver que por una parte deben compartir a su marido y por otra, cumplirles tanto sus deseas domésticos como sexuales.

A todo lo anterior hay que sumarle el acoso político y social al que se ven expuestas, donde les restringen al máximo sus derechos y libertades. Incluso en Palestina, muchas mujeres son pobres debido a la baja inclusión en el mundo laboral, viviendo en condiciones calificadas de infrahumanas.

Israel es el único país del mundo en el que las mujeres son reclutadas por ley. A pesar de las fuertes presiones de la sociedad, muchas de estas reclutas proclaman que no quieren formar parte de un ejército dominador y agresor aunque acaben en prisión o tengan dificultades para  encontrar  trabajo al finalizarlo. Hechos impresentables y muy difíciles de creer en nuestros días.

Como siempre he dicho, yo entiendo las religiones, pero todo extremo en malo, sobre todo cuando por sus creencias pasan a llevar la integridad de las personas. Por ejemplo, los ultras ortodoxos son los que más tiranizan a sus mujeres. Mientras ellas trabajan y mantienen a sus familias, ellos estudian textos religiosos. Estas familias tienen una media de siete hijos, pero sus mujeres viven aisladas. Además, deben estar perfectamente cubiertas con telas, rapadas y tienen que salir a la calle con, donde caminan por aceras separadas. No lo puedo creer.

Lo más terrible es que si ellas quieren divorciarse, solo el hombre puede concederlo. Si esto ocurre, la mujer pierde sus derechos, pero por fin son libres.

La mujer a lo largo de la historia ha tenido que enfrentarse a muchas discriminaciones. Desde el hecho de demostrar que pueden ser más que una dueña de casa, hasta que son  tan ciudadanas como los hombres para poder votar, porque claro, ha habido una evolución en la sociedad mundial. Pero al parecer a dicho países no les ha llegado la noticia en que nosotras somos tan capaces como ellos. Lo bueno es que la Organización de las Naciones Unidas, ya está trabajando para darle una pronta solución a todo lo comentado.

Fuente: elpais.com