Mis propósitos para el próximo año

Es el mejor momento para empezar y terminar lo que sea que te propongas

Recuerdo claramente haber escrito una lista de propósitos el año pasado. Lo recuerdo porque tomé una libreta y mientras escuchaba un CD que me obsequiaron en Navidad del 2009, me emocioné mucho pensando que todo iba a salir como lo planeaba.

Todo iba viento en popa; la escuela, los amigos, mi relación y el trabajo. Algunos de mis propósitos fueron simples y otros más complejos y específicos; y ahora que miro hacia atrás me doy cuenta que solo logré cumplir uno: ser feliz.

No logré encontrarle el encanto a la escuela, el trabajo se mantuvo bien, mi relación se terminó y mis amigas siguen aquí pero lo que no cambió, y estoy satisfecha con ello, es mi sed por encontrar todos los días una razón para sonreir.

Lo he estado aplicando durante el último semestre de este año y ha sido realmente fácil. Seguro sueno como un libro de superación, pero no va por ahí. Entendí que aunque las cosas no salgan como las planeamos, las sorpresas que nos podemos llevar pueden ser muy gratas.

Y el año que está en puerta, para mi, será todo menos lo que me puedo imaginar. Y me emociona pensar todo lo que puede ocurrir; y todo lo que puedo hacer que pase.

Cuando termina un año también termina un ciclo; es un parteaguas obligado que no todos aprovechan pero que es una gran oportunidad para hacer los cambios que aún no te animas a hacer.

Así que sea lo que sea, aprovecha el inicio del año para comenzar. Y cada día de él para que todo sea nuevo; empezar otra vez o continuar en búsqueda de lo quieres.