“Love your labia” o Labioplastía

Creo que la labioplastía es una opción personal y que si una mujer está dispuesta a realizársela es por algo.

Hace un buen tiempo que venimos hablando del “rejuvenecimiento vaginal”, algunas mujeres están en contra y otras a favor pero la verdad es que en lo único que congeniamos es que en que aún es un tema taboo.

Estaba leyendo en emol.com sobre una marcha que se realizó a principios del mes en Inglaterra en contra de la pornografización de la cultura y que sería el culpable del aumento de este tipo de cirugías. En el medio informan que esta intervención ha aumentado “hasta un 70% de labioplastías (reducción de labios), que equivalen a 1.118 intervenciones, solo entre los años 2007 y 2008, según el último informe dado en ese país por la National Health Service (NHS)”.

Estoy de acuerdo con la idea de estas mujeres pero creo que mi crítica va más allá de la pornografización sino por imponer un prototipo ideal de mujeres perfectas en todo ámbito, ya sea en la cama o como deben comportarse en sociedad.

Creo que la labioplastía es una opción personal y que si una mujer está dispuesta a realizársela es por algo. Además, sin duda su mejoras tus experiencias sexuales -que es uno de los beneficios de esta operación- tu vida también mejora en alguna medida.

Las manifestantes inglesas opinan que esta intervención es la versión moderna de la mutilación genital femenina, pero creo que es una exageración ya que es una opción personal y además, la intervención es hecha por profesionales en las mejores condiciones.

Hace un tiempo publicamos una entrevista al Cirujano Plástico, Rodrigo Vielma, del Centro de Cirugía Estética quien nos contó que “cuando las mujeres tienen hijos por parto natural, puede que las paredes de su vagina (que es un músculo) pierdan el tono muscular. Como el placer sexual femenino se debe en gran parte por la fricción del pene contra las paredes de la vagina, si este se pone laxo (no tonificado) la fricción se reduce, y por ende, el placer sexual. Esto puede traer problemas en la vida sexual de la paciente, que ya no siente el mismo placer que antes. Un rejuvenecimiento del canal vaginal, eleva considerablemente la calidad de vida de la paciente”.

Obviamente, siempre habrá mujeres inseguras que están dispuestas a todo por encajar en los cánones impuestos de belleza, pero la verdad es que como mujer estoy segura que no son muchas las que se realizarán esta intervención si realmente no la necesitaran.