Actualidad

El regreso a casa para Navidad

La emoción y dificultad de viajar a casa para estas fechas

Recién me mudé a una nueva ciudad bastante lejos de la mía, así que la única opción real que tengo para visitar a mi familia estas fiestas decembrinas es tomando un vuelo.

Para mi suerte encontré un boleto relativamente barato aunque ya se acercaba la fecha, así que tengo la suerte de poder ir a compartir la cena con ellos. Es muy importante para mí porque el año pasado fue la última Navidad que pasé con mi abuelo, y solo fue un rato ya que bajando las escaleras con unos intrépidos tacones de 10″ me torcí el tobillo y tuve que subir a mi habitación a pasármela viendo las típicas películas navideñas sola.

Ahora que él no está aquí, y que yo estoy tan lejos de todos, no me quiero perder ni un segundo cuando haya la oportunidad de estar todos reunidos. No por ponerme trágica, sino porque ni ellos ni yo tenemos el tiempo comprado y hay que disfrutarnos tanto como podamos.

Al principio no estaba segura de querer ir, porque pensé que sería muy difícil pasármela bien sin sentir que los extraño demasiado y que toda la experiencia navideña se volviera un fiasco, pero creo que ya va siendo tiempo de aceptar que con todo lo maravilloso que tiene mi nueva vida en la ciudad también viene un costo alto, que es el de estar lejos.

Entonces, en lugar de lamentarme porque no estoy ahí, espero ansiosamente que llegue el día en que los vuelva a ver a todos reunidos en un rato que está lleno de magia porque hay siete niños maravillosos en mi familia, mis sobrinos, que esperan con ilusión y emoción la llegada de Santa, que mueren por romper una piñata navideña y por quienes me derrito cuando me dan un beso y me dicen “te quiero”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos