Mantel de Navidad

Todo es más fácil de lo que crees. Solo necesitas las medidas de la mesa (pensando en que es rectangular) y por cada lado deja aproximadamente unos 70 cm de sobra.

Ya se nos viene la navidad encima y si ya estarás pensando en todos los preparativos. Si eres dueña de casa, ya estarás viendo qué cocinar, a quiénes invitar y cómo adornar tu casa. Por lo mismo te invito a que le dediques un poco de tiempo al mantel que lucirá la mesa en aquella noche tan especial. Si no lo pasas en tu casa, puedes quedar como reina al regárselo a la dueña de casa.

Todo es más fácil de lo que crees. Solo necesitas las medidas de la mesa (pensando en que es rectangular) y por cada lado deja  aproximadamente unos 70 cm de sobra.

Entre las telas apropiadas para un mantel, puedes optar por el Lino (la más cara), el gravité o la tela tafetán, que es una mezcla de poliéster algodón. El color puede ser el que tú quieras, pero hay que decir que el blanco invierno o dorado, se ven preciosos.

Aquí todo vale y puedes echar a volar tu imaginación. En el caso más simple te recomiendo que uses cintas de satín de colores tradicionales de navidad o llamativos. Las que puedes poner cerca de los bordes del la basta. Y también cruzadas entre sí en parte de la base del mantel.

No necesitas una máquina de coser, aunque obvio que sería más simple. Solo compra un hilo de color dorado y haces las costuras a mano. Luego solo plancha y listo.

La otra buena alternativa es que compres una tela colorida y le hagas basta y listo. Pero tiene un poco más de sentido si le dedicas un poco más de tiempo.