Actualidad

Manías para dormir

Es casi que un ritual mi ida a la cama, por lo que muchas veces me ha traído más de un problema al dormir con un tipo.

Por lo general soy bien especial para dormir. Es casi que un ritual mi ida a la cama, por lo que muchas veces me ha traído más de un problema al dormir con un tipo.

Primero que todo, tengo que dormir con un pijama holgado. Que no moleste en ningún caso. Además tiene que haber un silencio extremo y ningún tipo de luz. De hecho recuerdo que una vez, cuando dormí en la casa de un hombre, él tuvo que tapar todas las luces de su computador y además sacarle la pila a su reloj, porque el tic tac no me dejaba concentrarme para dormir.

Además, tengo que acomodar los cojines de tal forma que, por un lado pueda abrazar la almohada y por otro mis manos queden a la misma altura que mi cara. Por supuesto que la cama tiene que estar bien hecha y si la sábana se suelta de abajo, me levanto y la ordeno.

Me gusta tener un espacio mínimo para darme las vueltas que quiero. De hecho si me tengo que quedar a dormir en otra parte y no hay otra cama o una que se al menos de plaza y media, prefiero regresar a mi casa.

Tampoco me gusta que me abracen cuando estoy a punto de dormir, obvio que el regaloneo previo es rico, pero cuando ya estoy a punto de caer, me gusta estar muy cómoda. Que ni se le ocurra a alguien tirarme el viento de la respiración, porque con eso si que no duermo. Incluso hasta el mío me molesta.

Y para qué hablar de los ronquidos o respiraciones fuertes, imposible dormir con alguien con esas características.

Y tú ¿tienes manías para dormir?

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos