Lo complicado de ser padres

Por otro lado, no deja de ser complejo soportar al adolescente que está en esa típica etapa que todo le da flojera, que todo es aburrido y que solo se comunica por mensaje de texto. También como debe ser difícil controlar los permisos, asumir que tu hija o hijo no es virgen a los 15 años o que ya no quiera ser cariñoso.

La verdad es que no soy ni pienso por el momento ser mamá. Pero el otro día veía un programa del cable que habla sobre cómo criar a los hijos. Era una niñera que visitaba a una familia, analizaba la cotidianidad y la forma de comportarse de los hijos, para luego resolver lo que no se hace bien.

Les prometo que quedé traumada. Esos niños eran unos demonios. Se pegaban entre ellos y a la mamá, eran porfiados e insolentes y no querían acatar normas. No sé si ustedes, pero en mi generación, por lo menos cuando era niña, la palabra de mis padres era ley, pero ahora la realidad es demasiado distinta.

Puede ser que esta actitud de los peques de hoy en día se deba a que los padres están poco en la casa y les cueste encontrar un patrón de autoridad. Pero no me las voy a dar de sicóloga y creo que tendré que asumir que más de algún hijo me salga medio porfiado. Primero porque yo lo soy y segundo, porque no voy a dejar mi trabajo de lado para preocuparme solo a mi tarea de ser madre y creo que se puede. Por lo menos en mi caso, así lo viví con mis progenitores.

A veces veo niños con pataleta en el supermercado o centro comercial y pienso que en verdad debe ser terrible para una mamá no saber cómo calmar a su hijo y que más encima te pegue, grite, entre otras cosas más.

Por otro lado, no deja de ser complejo soportar al adolescente que está en esa típica etapa que todo le da flojera, que todo es aburrido y que solo se comunica por mensaje de texto. También debe ser difícil controlar los permisos, asumir que tu hija o hijo no es virgen a los 15 años o que ya no quiera ser cariñoso.

Además, es admirable aquellas las madres que deben despertarse a cada rato a alimentar a sus bebés y pasar muchas veces, junto con el padre, la noche en vela, ya sea porque el pequeño se enfermó o tiene susto. Y claro, al otro día la mejor cara para el trabajo.

Y tú ¿has vivido esa compleja tarea de ser madre o temes que te ocurra?