Nigeria: A la cárcel si eres gay

Lo primero que pensé al leer esta noticia fue “no lo puedo creer”. Entiendo que hayan distintos pensamientos y religiones, pero que eso pase a llevar, por ejemplo, la opción sexual de una persona me parece impresentable.

Lo primero que pensé al leer esta noticia fue “no lo puedo creer”. Entiendo que hayan distintos pensamientos y religiones, pero que eso pase a llevar, por ejemplo, la opción sexual de una persona me parece impresentable.

En Nigeria, el Senado propuso castigar con 14 años de cárcel los matrimonios gays, luego de que el presidente de la Cámara afirmara que las bodas del mismo sexo “van contra todos los principios religiosos”.

Esta nueva norma, fue impulsada en septiembre por el presidente de la Cámara, David Mark, y obtuvo la mayoría casi unánime. Ahora será presentada al presidente, Goodluck Jonathan y si es aceptada los matrimonios del mismo sexo estarán tras las rejas. O sea, si comparamos esto con las penas chilenas, ser gay sería más terrible que ser ladrón.

Mark dijo, según el diario El País, que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un “marciano” para la cultura tradicional nigeriana y para “todos los principios religiosos”. “Como cristiano, mi fe lo abomina”. Incluso dio como argumento que hay suficientes hombres y mujeres como para que se cases unos con otras. No puedo creer que haya gente que acepte ese tipo de comentarios y que además, tenga la cara para dar ese tipo de declaraciones.

Por supuesto que el matrimonio gay no está reconocido en Nigeria -y en ningún otro país africano salvo Sudáfrica-. Esta no sería la primera localidad en donde se condenaría con cárcel el ser gay. De hecho en Camerún y Malí ha habido casos de encarcelamiento.

Parece que estos parlamentarios son bastante ignorantes y no tienen idea que las políticas antihomosexuales son una violación de los derechos humanos. De hecho, El gobierno británico aseguró que de llevarse a cabo tales leyes, no les darían fondos de ayuda, sim embargo ellos manifestaron que prefieren perder dichos fondos que ir contra sus principios y valores. ¡Qué terrible!