La importancia de HACERLO

Pero por paradójico o contradictorio que pueda resultar, muchas veces esa comodidad, estabilidad y tranquilidad lleva de la mano la flojera, el dejar de hacer, descuidar los detalles y tomar a nuestras parejas como algo seguro, dejándonos estar en muchos sentidos.

Hay un lugar donde la mayoría de las parejas esperan estar, donde la mayoría de las parejas se sienten bien, tranquilas, seguras, felices. Muchas parejas me han comentado en la consulta que esa es la razón principal para haberse mantenidos juntos a lo largo del tiempo. Ese lugar de tranquilidad y seguridad es la sensación de comodidad, de sentirse confiado y tranquilo con un otro siendo uno mismo. Se manifiesta en las pequeñas cosas que se hacen el día a día con tu pareja, lo simple, lo cotidiano. Pero por paradójico o contradictorio que pueda resultar, muchas veces esa comodidad, estabilidad y tranquilidad lleva de la mano la flojera, el dejar de hacer, descuidar los detalles y tomar a nuestras parejas como algo seguro, dejándonos estar en muchos sentidos. Y así el panorama no se ve nada bien.

Vamos dejando para mañana lo que podríamos hacer hoy, desde el conocido “hoy no tengo ganas”, “me duele la cabeza” a “mañana comienzo a hacer la dieta”, “mañana me arreglo para él o ella”, la invito o lo invito al bar que íbamos siempre, le regalo una flor, le hago una sorpresa. Y muchas veces nos damos cuenta que estamos haciendo esto e incluso podemos ser conscientes de que lo más probable es que no nos esté sirviendo para nuestra relación, pero nos cuesta salir de eso, de los condicionamientos, de más de lo mismo.

Es importante tener presente que todo placer implica esfuerzo. Entonces, ¿qué hacer? HACERLO!!! Y puede sonar fácil decirlo aunque difícil de hacer, pero es más difícil comenzar que seguir. Si dejas de hablar por un año, lo más probable es que si vuelves a hacerlo, al principio vas a tartamudear, te va a costar hablar de corrido, pero mientras más lo hagas más fluido lo harás.