Suspendida gira a Chile de Isabel Allende

isabel2.jpg

Tras recibir su Premio Nacional de Literatura, la escritora chilena Isabel Allende se comprometió a una actividad con el Ministerio de Educación (MINEDUC)  donde visitaría varias escuelas nacionales y presentaría su libro.

Ahora, en medio del conflicto estudiantil, que tiene varios establecimientos educacionales “tomados” por los alumnos y por ende sin clases, no quedó otra opción que suspender la actividad. La autora de “El Cuaderno de Maya” visitará el país, pero para desarrollar una gira, visitando diversos centros culturales.

Allende, consultada sobre su opinión sobre la crisis de la educación que vive Chile, le dijo al diario La Tercera: “La alternativa de una educación de calidad y gratuita es una demanda básica. Y el lucro es parte del sistema neoliberal, que ya no funciona. Creo que lo que está ocurriendo es la punta del iceberg, porque el tema de fondo es la desigualdad de oportunidades”

El que Isabel Allende haya suspendido el compromiso con el Mineduc, es bastante obvio; o sea, no podía no suspenderlo, más bien la cosa “se” suspendió por problemas “de local”.

El que esté de acuerdo con los estudiantes, es un poco obvio: en estos momentos, es políticamente incorrecto estar en desacuerdo con ellos; ningún personaje público que quiera mantener o aumentar su popularidad, dirá que está en contra aunque lo esté. Por otro lado, el origen político de Isabel Allende, con una prima homónima en el Senado, unos cuantos años de autoexilio (aunque no le quedaba otra) y un tío Presidente de la República que  se suicidó  por tantos motivos mezclados que ya sabemos o quizá porqué motivos ocultos que nunca sabremos a menos que hagamos espiritismo, la lleva por cierto a estar en contra –o al menos no a favor- del gobierno de derecha que representa el presidente de Chile Sebastián Piñera.

En este mar de obviedades, he de decir que no tenía idea del compromiso adquirido en primera instancia por la escritora; a pesar de, justamente, no adherir a las ideas políticas del gobierno de este momento, estuvo de acuerdo con superar eso y visitar a los niños para presentar su libro y –supongo- hablar sobre el tema de las drogas, presente en su última novela. El bien de los niños y adolescentes por sobre el bien de sus intereses políticos.

No encontré información sobre si donó o si se quedó con los 16 millones de pesos y la pensión vitalicia de 700 mil que obtuvo con el Premio Nacional, pero supe que había donado U$500 mil dólares para la Teletón después del terremoto, así que supongo que está bien. En realidad si no quería donar nada, era cosa de ella, es su plata, ella se la ganó y no le robó a nadie, nadie obliga a nadie a comprar sus libros.

Y acá les comparto mi utopía personal: es en buena, con cariño y por cierto caleta de ingenuidad: no quiero atacar a nadie, ni que nadie se sienta ofendido porque eso sería una verdadera lata:

Si bien el socialismo postula que el Estado tiene que hacerse cargo y repartir los excedentes, por medio de entregar salud, educación, vivienda, etc, a través de la recolección de impuestos de las empresas y millonarios varios, y no es comunismo que dice que todos tienen que tener lo mismo, pucha que sería bonito que quienes adhieren al socialismo, se hicieran parte de lo que proponen y repartieran también “sus” propios excedentes. Obvio que no alcanzaría para tapar el hoyo de pobreza, pero, ¿Quién les cae mejor?¿El Papa o Teresa de Calcuta?

Insisto, es mi utopía personal, la utopía máxima es que nadie fuera pobre.

Ojalá, por el bien de todos, pronto se solucione el conflicto estudiantil, Isabel Allende pueda hacer su gira por los colegios y tengamos una educación de calidad y que ayude a terminar con la desigualdad, para poder seguir soñando con un Chile mejor donde no exista la pobreza.

¿Y ustedes qué opinan?