Modelo a los 12, madre a los 15

highheelslittlegirls.jpg

Supongamos que tenemos a una niña promedio y a Soya Keaveney. Mientras la niña promedio, a los 7 años, juega con muñecas, o a la pinta con sus vecinas, y escasamente usa un brillo labial de Barbie o unas sombras al agua Tammy… Soya usa maquillaje de adulta y va a fiestas, y no presisamente a la disco peques. Mientras la niña promedio, a los 12 años, suspira por Justin Bieber y juega angry birds en un celular que le prestaron… Soya Keaveney se perfora el ombligo y modela ropa interior. No estamos hablando de churrines de minnie o petitos. Sino de encaje sexy y poses provocativas.

No es de extrañar entonces, que la precoz niña ahora esté pronta a ser madre. ¿Y qué dice la madre de la niña? Nada pues, está encantada, porque “ahora el gobierno nos dará una casa más grande”.

Así no más la cosa. La madre de la niña  en vez de complicarse, o al menos sorprenderse, está encantada y confía en que su hija será una buena madre, que confía en ella y todo. Que aunque deja que el novio de la niña -que tiene 17- se quede a alojar en la casa, hace que duerman en camas separadas.

Mientras más leía esta noticia, más me impactaba. Puede ser que muchos adolescentes están teniendo una iniciación sexual cada vez más temprana, por ende, exponiéndose a un embarazo  no deseado desde mucho antes. Eso no me llama tanto la atención y es cosa de ver que las políticas públicas en general están intentando que eso no pase, ya sea porque fomentan una iniciación sexual un poco más tardía o porque fomentan una anticoncepción adecuada, permitiendo que los menores de edad soliciten anticonceptivos en los consultorios públicos en forma gratuita, y otorgando asesoría.

Lo complejo de todo esto es la mamá. La mamá cero mamá. Que no cuida la niñez y adolescencia de su hija, que la deja hacer lo que la cabra chica quiere con tal de tenerla contenta. “Confío en que mi hija será una buena madre, e inculcará disciplina tal como yo lo he hecho” ¿Es una broma?

Díganme cartucha, díganme retrógrada, pero los niños son NIÑOS y esto de aguantarles todo, piercings, tatuajes, ropa sexy, salidas, carrete, modelaje, dietas extremas para “ser flacas” sexo a edades demasiado tempranas, sin siquiera protegerlos de embarazos y enfermedades de transmisión sexual… en mi opinión está pésimo.

Ni siquiera me tomé la molestia de buscar las supuestas fotos, porque eso hubiera sido como buscar pornografía infantil. ¿Cómo no hay regulación para eso? ¿Cómo es posible que una revista haya pagado por esas fotografías y las haya publicado? Una cosa son los comerciales de pañales, otra muy diferente es potenciar el componente “sexual” ¿Lo tiene acaso? De una niña de 12 años.

Ni la niña ni la guagua que viene tienen la culpa de tener semejante madre y abuela respectivamente, ojalá efectivamente sí sea una buena madre y esta guagüita encuentre un lugar en el mundo; al menos se ve que la van a querer… pero ojalá empezemos a tener más ojo con la hipersexualización de las niñas y niños. La vida adulta ya es difícil y complicada. No se trata de protegerlos de todo, meterlos en una burbuja y que no tengan idea de nada, la idea tampoco es criar monstruitos malcriados que no saben que las cosas cuestan, pero ¿para qué adelantar la adultez?

¿Qué opinan ustedes?