¿Qué animal elegirías para morir?

3819075931ac2734c16d.jpg

El otro día me quedé pegada con un tema, después de ver varios programas en un canal de estos que no aparecen en los TV cables normales, sino en los HD y cuestiones Premium. El programa se trataba de un tipo que se dedicaba a recorrer el mundo buscando animales curiosos y súper específicos, y el objetivo final era sacarles fotos.

El capítulo que vimos se trataba de la búsqueda de una serpiente gigante, que no sé como se llamaba, pero el tema es que el gallo era tan intrépido y valiente, que de un tirón sacaba a la serpiente del agua, con mucha fuerza, para molestarla mientras digería un gran animal que guardaba en su estómago (y que aún se veía, a lo más dibujo de El Principito) y sin ningún respeto la dejaba en el suelo. La serpiente ya un poco molesta se empezaba a contonear a su alrededor para apretarlo, mientras él seguía sacando fotos. Claramente él no tenía nada de susto, y probablemente lo que hacía no era tan irresponsable como se veía. Pero me quedé pensando: ¿Cómo sería morir así?

No pienso tanto en el tema de la muerte. En general creo que voy a morir cuando ya sea viejita y tenga toda mi vida súper resuelta, con hijos, nietos y bisnietos, probablemente viuda porque las mujeres somos más longevas. Y quizás, si soy pudiente, en un hogar de estos chic en donde juegas bridge y backgammon con tus amigas, la Piti y la Poti, comes rico, haces baile entretenido y hasta pinchas con un tata tincudo.

Pero volviendo al asunto, le pregunté a mis amigos: ¿Si tuvieran que morir, que animal preferirían que los matara? Pero onda animales brígidos, no morir aplastado por una vaca gorda. Las opciones eran:

  • Comido por un tiburón: Esta muerte nadie la eligió porque implicaba toda la espera frenética de tratar de arrancar y finalmente que te masquen y quizás no te mueras al tiro.
  • Picado por una araña/escorpión: Yo había elegido esta muerte, pero me dijeron que las picadas no te matan al toque porque al parecer la naturaleza disfruta con el dolor ajeno, y mueres lentamente mientras el veneno avanza por tu organismo. Mal.
  • Envenenado, paralizado y comido por una serpiente: Lo que inició esta lúgubre encuesta. Las serpientes te pican, quizás te paralizan mientras estás vivo y te aprietan hasta ahogarte. Puro sufrimiento.
  • Picado por una medusa: Esto es lo peor. Las medusas te atacan fijo en unas vacaciones paradisíacas (porque no son las aguas malas de La Serena, sino esas de Australia o qué sé yo). Se rozan por tu piel, empiezas a sentir que te quemas, y me imagino que luego de una lenta agonía, mueres de un paro cardíaco.
  • Despedazado por un oso: Siempre nos mostraron a los osos como seres adorables, me acuerdo del oso Yogui, de los cientos de peluches, etc. Pero eso no puede alejarse más de la realidad. El oso es quizás el mamífero más peligroso. Mis amigos eligieron esta muerte porque se imaginaban una lucha, en donde intentarían pegarle al oso entre las piernas y luego esperar el golpe mortal.
  • Arañado por un león/tigre: Mi gata una vez de puro susto me dejo la cicatriz más fea que me acompañará quizás para siempre. Imagínense el arañazo de sus parientes grandes. Y olvídense de arrancar, porque te vas a volver una presa más entretenida.

Difícil la pregunta. Si pudiera elegir mi muerte, probablemente no elegiría ninguna de éstas, porque lo que más temo de la muerte, es la espera. Es estar a un paso de dejar de existir y saberlo, y que ese momento sea eterno. No sé que pasa después, no tengo claro en mi cabeza sobre la existencia de un más allá. Pero lo que sé con seguridad es que espero que mis últimos minutos sean en paz, y no en sufrimiento. Nada bueno puede traer al mundo un ser que antes de morir, vivió una tortura.