Orgullo gay en Amsterdam: No más vergüenza

amsterdam367x350.jpg

Amsterdam celebró su décimo sexta versión del carnaval Orgullo Gay. Un día donde los gays y las lesbianas pueden mostrarse como quieran o simplemente ver como las embarcaciones vienen por los canales de Amsterdam, donde los gays, transexuales, lesbianas y heterosexuales se reúnen. Es una gran fiesta en que lo principal es sentirse orgulloso de lo que uno es. Incluso es posible ver embarcaciones con miembros de las fuerzas armadas, policías y militares homosexuales, que están ahí para demostrar que no debería haber vergüenza de ser gay en cualquier profesión.

Aunque en Amsterdam es completamente aceptado ser gay, aún así, hay mucha violencia y discriminación hacia ellos. Incluso el tema ni siquiera se trata en los colegios lo que resulta en una percepción equivocada, poco conocimiento y homofobia.

En América Latina por su parte, las cosas están cambiando poco a poco para mejor. Argentina aprobó recientemente una ley que permite el matrimonio entre homosexuales. En Chile el tema ha estado en la agenda desde hace ya un tiempo. Pero también aquí, todavía hay mucho temor y poco conocimento sobre el tema. “Salir del clóset” nunca es fácil y gran parte de nosotros tenemos todavía muchos prejuicios. Sin embargo, el movimiento gay en América Latina es cadavez más fuerte y más grande. Se lo puede notar en iniciativas como la Fundación Rompiendo el Silencio para lesbianas en Chile y la eterna lucha de Movilh por la igualdad de derechos. Cada uno de nosotros puede colaborar con pequeños gestos tales como, no usar la palabra maricón al referirnos a una persona homosexual y no hacer estereotipos de personas homosexuales.

Yo estoy a favor del movimiento gay. Creo que estas demostraciones, como el carnaval Orgullo Gay entre otros son todavía muy necesarias porque permiten mostrar sin miedo y con orgullo lo que realmente uno es. De hecho, debería ser OrgulloGay todos los días. ¿No sería terrible tener que ocultar siempre lo que realmente eres por miedo al que dirán, o peor, harán?