En una época cuando todo es desechable, crean “Batería Eterna”

pila.jpg

Últimamente mi PC me ha hecho pasar rabia. Como si tuviera pocas preocupaciones, se ha empeñado en ponerse en mi contra. De todas sus mañas, la que más me irrita es la batería. Todo indica que si quiero prescindir por momentos del enchufe, voy a tener que comprar una nueva.  Como estoy en plan de economía absoluta, eso tendrá que esperar.

Pero como soñar no cuesta nada, pucha que sería entrete que existieran baterías eternas. Como en nuestro mundo hoy todo es desechable, hasta el marido, cuesta trabajo proyectarse con lo mismo. Tal vez porque como siempre van saliendo nuevos modelos de todo, a los pocos años – o meses incluso- la mayoría ya está pensando en comprarse algo nuevo. Quienes no tenemos esa mentalidad sufrimos. Yo me encariño con mis adquisiciones y las cuido mucho, me decepciona que mueran antes de tiempo.  Cuando mi mamá se fue a comprar su lavadora nueva, el vendedor le preguntó cuánto le duró la anterior, ella orgullosa respondió que 15 años y aún no muere, y él le sugirió que no se hiciera ilusiones con la nueva, aunque es de la misma marca, pues “ya no salen así”.

También me acuerdo de una nota en un canal nacional sobre cada cuánto tiempo la gente renovaba el celular, y algunos orgullosos aseguraban que “cada 6 meses”. A mi me entró el espíritu del mismísimo Lizana de la teleserie esa de Chiloé,”La Fiera” y del alma me salió un “¡Qué derroche!, digo yo”.

Pero eso de que hoy “todo es desechable, mijita”, podría terminar algún día, ya que aunque usted no lo crea, hay quienes se preocupan no sólo del bolsillo, sino también del ambiente, como un grupo de investigadores australianos que trabajan en un sistema que permitirá a los dispositivos auto- recargarse mientras se teclea en ellos, según leí en Muy Interesante.  Este revolucionario sistema se parece bastante a estas linternas dínamos que se pusieron tan de moda, y que yo misma adquirí por si terremotea, porque cuando terremoteó juro que me hizo falta una, lo que menos teníamos eran pilas, y con estas, basta con apretar reiteradas veces el botoncito que trae para generar energía y cargarlas.

Lo que plantean estos científicos, es que es posible lograr que a través de fuerzas mecánicas, las teclas de los notebook o celulares- que aún las tengan- podrían servir para cargar sus propias baterías.

La energía que al pulsar se ejerce sobre cada tecla se transformaría en energía eléctrica que alimente la batería del dispositivo. Algo súper útil, que además contribuiría a gastar menos electricidad, y no quedar tan desconectados cuando se corta la luz.

Lo más asombroso del sistema es que según una de sus autores, podría ser implementado incluso para convertir la presión sanguínea en fuente de energía para marcapasos.

Habrá que esperar entonces, para que nos llegue esta maravilla.  Mientras tanto, a renovar la batería se ha dicho ¡Qué derroche!