Cacerolazo en Chile

Miles de personas salieron a las calles en todo el país.

auno041518.jpg

Pedro Cerda/AGENCIAUNO

Anoche a las 21:00 en punto comenzaron los cacerolazos en mi barrio. Era increíble escuchar como centenares de ollas sonaban a un ritmo improvisado pero enérgico. Creo que la mayoría de los que adhirieron estaban de alguna manera repudiando el nivel de violencia con que actuó la policía ayer en las marchas estudiantiles.

Todos vimos fotos de niños detenidos con total brutalidad por manifestarse en la vía pública. El disgusto ha sido generalizado, incluso la Unicef se manifestó en contra mediante un comunicado público donde asegura que “se han visto afectados los derechos de niños, niñas y adolescentes”, a lo que agregó un llamado a “Que se extreme el cuidado hacia los menores de 18 años, se haga un uso racional y proporcional de la fuerza y elementos disuasivos, y se respeten los derechos de los adolescentes en las manifestaciones sociales”.

En mi barrio la gente salió a las calles, yo también. Me impactó ver como tantas familias completas se acercaban tímidamente con sus ollas a manifestarse y luego de unos minutos eran los que gritaban más fuerte. Me emocionó vernos a todos, ciudadanos comunes, alzando la voz para exigir el respeto que nos merecemos.

Me sentí muy orgullosa de lo que viví ayer, se que no es suficiente para lograr los cambios que necesitamos, pero es un gran comienzo.

[vimeo]http://vimeo.com/27327649[/vimeo]