Tecnología: ¿Somos las mujeres sólo gadgets rosados?

1065466532010717211842542x350.jpg

Hace tres años trabajo cubriendo tecnología (entonces, “¿qué hago aquí?”, dirán. De buena onda que son en Belelú, obvio) y más allá de que cuesta trabajo proponer tema para medio nacionales o tópicos que no hayan sido tratado (como cualquier área del periodismo), hay una arista que es mucho más compleja: el tratamiento de las nuevas tecnología y la mujer.

No sé qué pasa, pero el mundo se sigue creyendo que cualquier cosa vinculada a la mujer tiene que tener rosado, no puede ser tan complicada y además debe ser “nice”, ¿Qué quiero decir? Si no es “femenino” no es para nuestro público… Ahí queridos lectores, justo en esa parte estamos mal, porque nosotras también nos queremos informar, disfrutamos de la mismo gadget y mantenernos al día con la actualidad con el área que nos gusta. ¿A caso somos distintos como consumidores de este tipo de contenido, por no preferir ver más pechugas en los videojuegos? No pues compadres, no sean prejuiciosos.

Ahora, ¿qué pasa en Chile? El escenario es igual de machista que en cualquier otra área. Es cuestión de revisar los blogs que hay para nosotras, como Kissmybit.com y geekandchic.cl. Ellas – al menos las primeras porque las conozco- son simpáticas, clever, pero aún estoy esperando un sitios con información actualizada con más frecuencia; contenido que de verdad vea primero allí y no en otros portales. Pero es imposible, si esos espacios son secundarios en la vida de las blogueras. Y sí, yo sé que es entretenido ver una ver una pistola que incluye un kit de maquillaje, pero ¿esa es realmente la pauta para la mujer tecnológica? Ese es el punto que quiero discutir.

No me confunda querido lector, obvio que la idea de cualquier blog de tecnología dirigido a la mujer debe hacer la diferencia a través de una apuesta más colorida, delicada y mostrando “lo obvio” que hay en el mercado, como las consolas con sus versiones en rosa y rojo, sí, estamos todo de acuerdo, pero ¿no sienten que los sitios se están limitando sólo a ese estilo de pauta y no a competir como fuente de información especializada? Yo sí.

Pero los sitios web no son sólo el gran pero, también está la dinámica entre los fanáticos. No es lo mismo una mujer adicta a la tecnología, que un hombre adicto a la tecnología, y de igual forma una mujer gamer y un hombre gamer.

La lucha entre demostrar quién sabe más termina en “es que ustedes se subieron al carro en último momento”. ¿Será tan así? En la mayoría tal vez, pero no por eso nuestro conocimiento se reduce a cero. No, estimados, obvio que damos más.

Por ejemplo, a las mujeres gamer se las relaciona con un perfil mucho más light y soft, a la hora de escoger contenido. Y sí, el mercado le está dando espacio, pero no sé hasta qué punto, porque es complicado identificar qué es un juego para la mujer. Hace un tiempo hice una nota de juegos para mujeres y todas respondían que eran igual de fanáticas y lo demostraban en las horas de juegos y los títulos que preferían. Hay pruebas reales y aún nuestros paren siguen ensimismados.

Al final lectores, yo clamo por un cambio de actitud, de darnos el espacio que merecemos, y no porque nos demoremos más en el baño, vamos a saber menos de la Feria E3 (el evento de videojuegos más importante del año).

Y ustedes, ¿creen que esta dinámica es así o peor? Esperamos sus comentarios.